EL MANDO TIPO MISIÓN EN EL SIGLO XXI. UN BUEN EQUILIBRIO

Lectura recomendada del mes

Share on Social Networks

Compartir enlace

Usar vinculo permanente para compartir en redes sociales

Share with a friend

Por favor iniciar sesión para enviar esto document por correo!

Incrustar en tu sitio web

Select page to start with

Post comment with email address (confirmation of email is required in order to publish comment on website) or please iniciar sesión to post comment

11. Segundo Trimestre 2018 MILITARY REVIEW 78 estos sistemas y prácticas, los soldados y los equipos del batallón Warri o r tienen la confianza, que no tenían previamente, para tomar la iniciativa y emplear su intuición en los análisis. Esta preparación le permite al S-2 orientar las habilidades analíticas de la sección, lo cual alimenta directamente las evaluaciones creadas durante el proceso de planificación. A medida que la sección de inteligencia comienza la planificación, la capacidad lógica e intuitiva de toda la Plana Mayor se va incorporando. La IPB no se realiza de forma aislada. El oficial ejecutivo la autoriza y el S-2 la facilita. El S-2 utiliza el análisis proporcionado por la sección y la Plana Mayor para formular los cursos de acción del enemigo. El S-2 debe colaborar cons - tantemente con la Plana Mayor y los comandantes durante el desarrollo de los COA, pero también debe ser consciente de la fuente durante la formulación de las evaluaciones. Cuando el S-2 se reúne con el coman - dante de batallón para analizar la misión, lo hace en representación de la Plana Mayor y el análisis colectivo. Durante la formulación de los COA, el S-2 colabora de cerca con el gerente de recopilación y el personal de operaciones para establecer los requisitos prioritarios de inteligencia (PIR) y alinear los medios de recopila - ción. Cuando el S-3 aprueba los PIR y la Plana Mayor comienza a ejecutar el MDMP, el papel del S-2 adquie - re una doble función. Primero, el desplazamiento inicial de los medios de recopilación empieza mientras la sección de inteligencia revisa sus evaluaciones. Segundo, el S-2 juega un papel activo en el desarrollo de los COA propios y los juegos de guerra. Cuando la Plana Mayor realiza los juegos de guerra, el oficial de inteligencia aporta un conocimiento esencial de la composición del enemigo y coordinada con los medios de recopilación para que estos comiencen a clarificar los detalles de la disposición enemiga. La sección de inteligencia debe garantizar que sus evaluaciones le ofrecen al comandante una perspectiva precisa de la amenaza cuando se realizan los juegos de guerra. El juego de guerra debe ser frustrante e incluso conflictivo. El S-2 es el «aguafiestas» de todo el trabajo duro y los planes de la Plana Mayor. Lo mismo puede decirse cuando el comandante selecciona un COA pro - pio y el batallón realiza el ensayo de armas combinadas. En su papel de aguafiestas, el S-2 incorpora el enfoque de armas combinadas del enemigo de manera simultá - nea en varios dominios para que el batallón tenga una visión exacta de los riesgos que deben ser mitigados en su plan. Esta presión lleva a que los comandantes de maniobra reaccionen calculadamente ante las posibles acciones enemigas mientras desarrollan un entendi - miento común en todo el batallón. El oficial de inteli - gencia debe sincronizar las evaluaciones de su sección en toda la Plana Mayor y presentarlas con confianza durante los eventos de MDMP clave. Cuando acaba la fase de planificación, la impor - tancia del sistema de mando tipo misión establecido en el batallón y en la sección de inteligencia crece de manera exponencial. Mientras los elementos de reco - nocimiento establecen y mantienen el contacto con el enemigo, los analistas evalúan y resumen los informes para después enviárselos al gerente de recopilación, el entrenador principal de sistemas aéreos no tripu - lados pequeños (SUAS) y el suboficial de inteligencia encargado de la célula de inteligencia del TOC. Con este análisis inicial, la célula de inteligencia actualiza el panorama operacional común y la evaluación de da - ños de combate, responde los PIR, coordina la gestión de objetivos relevantes con la célula de fuego, trans - mite datos de inteligencia al TAC a través de las redes de operaciones y de inteligencia, y continúa perfec - cionando el empleo de medios de recopilación (Figura 4). Una sección sincronizada que emplea el sistema de mando tipo misión puede realizar varias tareas al mismo tiempo como también difundir la inteligencia y los análisis eficazmente. Además de estas tareas de seguimiento del combate, la célula de inteligencia realiza dos sesiones de sincro - nización específicas diariamente para mantener un entendimiento común en la fuerza. Primero, la célula de inteligencia realiza una sincronización de inteli - gencia con la compañía de reconocimiento. Durante esta sincronización se revisa el panorama operacional común, se ajustan los PIR, se validan las áreas de inte - rés y se mejora el plan de recopilación de las próximas veinticuatro horas. Una vez realizadas estas actividades, el S-2 modifica el COA enemigo y presenta una evalua - ción actualizada durante la segunda sesión de sincro - nización, la cual consiste en una reunión con todos los comandantes para actualizarlos sobre las operaciones y la inteligencia. Al estar al lado del comandante, el S-2 puede co - municarse cara a cara y ver de forma directa la inesta - bilidad del combate (Figura 4). El S-2 debe ponderar

13. Segundo Trimestre 2018 MILITARY REVIEW 80 Un sistema que depende de la CT requiere la inter - vención del mando y socava el valor inherente del concepto de Auftragstaktik . La CT proporciona entendimiento situacional ilu - sorio, en donde cada unidad en cada nivel es capaz de ver la posición exacta del resto de las unidades. La CT facilita la búsqueda específica de un ícono para ver lo que una unidad puede estar haciendo, pero no sincro - niza a la unidad. La CT no puede aclarar la intención del comandante o ayudar a las unidades a ajustarse cuando no entienden la intención. La CT no puede orientar a una unidad cuando esta tiene dudas. La CT no puede mitigar el riesgo o explicar lo que podría ser considerado como iniciativa disciplinada ante el riesgo. La CT no compensa de forma adecuada los factores intangibles del arte de mando si una unidad ignora la dimensión humana. La CT permite que las personas, en la ubicación y con las herramientas adecuadas, ejecuten SOP bien definidos y ensayados. Cuando una unidad no considera el aspecto humano del mando tipo misión, el comandante, o un miembro de su Plana o Estado Mayor, tiene que usar la CT para resolver los imprevis - tos, en vez de la unidad simplemente responder. El mando tipo misión en el 1-4 IN significa que cada individuo ejecuta sus cometidos según los SOP ensayados. La CT permite que las personas se comu - niquen a grandes distancias que, de otra manera, no hubiera sido posible. Sin embargo, la misma no coloca a los individuos dónde necesitan estar o ejecuta los SOP autónomamente. Solo la práctica constante de un SOP garantiza que la recopilación y difusión de datos e información se realiza de forma adecuada y llega a las manos de quienes la necesitan. Con los SOP para la ejecución del mando tipo misión, el comandante y el S-6 pueden emplear la CT con mayor eficacia, en vez de emplearla en cada lugar posible. Cuando la CT es ubicua, es mucho más fácil depender de ella que formular y practicar los SOP. La dependencia de la CT y la dimensión humana del mando tipo misión se puede ver como una relación lineal, mientras menos una unidad se centre en la dimensión humana, mayor será la dependencia de la CT, y viceversa. Disminuir la dependencia de la CT es deseable, ya que esto supone menos vulnerabilidades propias y enemigas. Todos han experimentado algunas de estas vulnerabilidades y saben lo frustrante que es cuando un sistema del cual depende - mos falla y nos deja sin poder comunicarnos. La guerra electrónica enemiga y las capacidades cibernéticas pueden negar, perturbar y degradar las comunicaciones analógicas y digitales, pero las vulne - rabilidades enemigas van más allá de la guerra electró - nica y los dominios cibernéticos. La CT digital en los puestos de mando requieren de equipo considerable, incluyendo un antena colocada fuera de la cobertura de árboles y esfuerzos logísticos que aumentan el tráfico de vehículos, los cuales representan una gran huella visual para el fuego directo e indirecto. Los vehículos que emplean la CT digital requieren una conexión por sa - télite, lo que significa que la cubierta de los árboles o el terreno escarpado impiden que los sistemas funcionen correctamente. Una publicación reciente aborda cómo los sistemas informáticos en las plataformas de combate pueden comprometer y disminuir la eficacia de toda la plataforma de combate 17 . Nuestras propias vulnerabilidades pueden ser ex - ternas e internas; algunas de ellas son la interferencia, la congestión de la red, los errores de configuración y las fallas en el sistema. Es probable que las unidades que dependen en gran medida de la CT tengan muchos dispositivos de la CT, lo cual aumenta el espectro de interferencia entre los sistemas como también causa congestión si varias personas intentan comunicarse a través de los mismos medios simultáneamente. Las personas son las que configuran los sistemas de la CT, tanto física como técnicamente, lo que significa que un posible error humano puede causar errores de confi - guración. Si bien las pruebas del sistema y el entrena - miento pueden reducir el riesgo, algunas funciones solo pueden ser ensayadas cuando son necesarias (p. ej., el alcance de un sistema de radio a un punto específico o cómo un sistema de seguimiento del combate recibe y envía grandes cantidades de datos desde diferentes ubicaciones). La capacidad para corregir los errores de configuración y restablecer el servicio varía según las personas y los sistemas, pero las vulnerabilidades ope - rativas permanecen. Estas vulnerabilidades comprometen la dependen - cia excesiva de la CT. Si bien algún tipo de dependencia es normal, depender lo menos posible de la CT dismi - nuye la amenaza. Una unidad puede reducir la depen - dencia centrándose en el aspecto humano y adoptando un enfoque eficaz para la aplicación de la CT. El 1-4 IN ejerce el mando tipo misión a través de los SOP y em - plea la CT de forma selectiva para conectar personas,

10. 77 MILITARY REVIEW Segundo Trimestre 2018 MANDO TIPO MISIÓN Cada escalón contará con equipos nuevos, lo que significa que tienes que comunicarte claramente y garantizar que todos comprendan el objetivo. Función de combate Inteligencia ( Escrito por el capitán Franklin Peachey, oficial de inteligencia del 1-4 IN ) Durante la ejecución de misiones tácticas, la inteligencia ayuda al comandante con evaluaciones relevantes, predictivas y específicas 10 . La evaluación es un delicado equilibrio de soluciones lógicas e intuición informada, no una certeza de lo que ocurrirá. Cuando el tiempo apremia, este equilibrio depende en mayor medida de la intuición del oficial. Para poder integrar estas evaluaciones de inteligencia en un sistema de mando tipo misión, es esencial una colaboración estre - cha entre el comandante y el oficial de inteligencia. El S-2 debe comprender el proceso de toma de decisiones del comandante y ganarse su confianza. El propósito de las secciones de inteligencia es organi - zar y resumir toda la información que llega al TOC para después convertirla en evaluaciones de inteligencia para el comandante. No es un proceso mecánico. El S-2 debe ponderar cuánto tiempo le dedicará a la solución de pro - blemas (lo que ve en el campo de batalla) y a las evalua - ciones que se basan en su intuición (análisis predictivo) 11 . La situación táctica a continuación demuestra cómo el equilibrio de ambas actividades es necesario. Una unidad de ataque y reconocimiento identi - fica a una compañía de infantería a pie defendiendo una colina, aislada y sin apoyo de la línea de combate principal. El S-2 hace una evaluación rápida de dónde el enemigo podría maniobrar a esa compañía. La lógica dictará el tiempo disponible para el desplazamiento y la distancia hasta la próxima sección del terreno que puede ser defendida, entre otras variables. Sin embar - go, el S-2 tiene que hacer una rápida evaluación que le permita al comandante explotar la ventaja táctica. En vez de plantear todas las posibilidades a través de un proceso lógico, un S-2 experimentado usa su intuición y le ofrece al comandante una evaluación rápida de dón - de cambiará el poder de combate. En la guerra no hay nada seguro, como tampoco hay tiempo suficiente para incorporar cada dato analítico en la evaluación, ya que esto puede conducir a una parálisis analítica y eliminar los aportes del oficial de inteligencia en el proceso de toma de decisiones urgentes. La sección de inteligencia es una herramienta del batallón que analiza deliberadamente al enemigo, pero «los frutos de tal análisis pueden sentar las bases para la cognición rápida» 12 . El S-2 debe determinar cuánto tiempo pasará revisando la enorme cantidad de datos analíticos que le proporciona la sección cuando necesita hacer una evaluación rápida. Para ello, es necesario in - tuir cuáles de esos datos son los más útiles en una eva - luación detallada y pertinente para el comandante. Esto se puede lograr a través de procesos y procedimientos claros sobre cómo estructurar la sección de inteligencia, lo cual ayudaría en la producción y la exactitud de estas evaluaciones (Véase la Figura 3). Si no dedicamos tiem - po para definir y mejorar los procesos y los procedi - mientos, los equipos de inteligencia no podrán desarro - llar plenamente la capacidad para analizar problemas y usar su intuición en el fragor de la batalla. De la misma manera que un elemento de maniobra ejecuta por instinto una técnica de combate cuando se produce un contacto inesperado, la sección de inte - ligencia debe tener técnicas de combate claras para ejecutar la preparación de inteligencia del campo de batalla (IPB), el MDMP y el seguimiento del combate (Véase la Figura 3). Una sección de inteligencia debe contar con una estructura operativa específica y una lista de personal dedicados al IPB, el MDMP y el segui - miento del combate. Para desarrollar estos sistemas, el oficial de inteligencia debe evaluar detalladamente las tareas que hay que completar y gestionar al personal se - gún las mismas; una hoja de cálculo Excel puede servir como la principal herramienta de gestión del conoci - miento para estos sistemas. Cuando cada tarea tiene a alguien asignado, la sección puede formular, mejorar y ensayar las técnicas de combate y los SOP. El próximo objetivo es tener dominio de estas técnicas y actividades. Las repeticiones no son suficien - tes 13 . Para ser verdaderamente diestra, la sección debe planificar, preparar y ejecutar sus propios ejercicios. También deben ensayar e inculcar la estructura opera - tiva, las técnicas de combate y los SOP. Estos ejercicios no necesitan ser complejos o pro - longados. Deberían centrarse en aumentar la memo - ria muscular durante los momentos de inestabilidad considerable (p. ej., los movimientos del TOC, el seguimiento del combate durante los ataques principa - les y la ejecución rápida de la IPB después de identificar cambios significativos en el ambiente operacional). Con

12. 79 MILITARY REVIEW Segundo Trimestre 2018 MANDO TIPO MISIÓN cuándo es necesario emplear la célula de inteligencia o sus propios sistemas de seguimiento analógicos. Los dos datos de información vitales que el comandante nece - sita saber sobre el enemigo son su disposición y compo - sición (la evaluación de daños de combate y el análisis de poder de combate relativo). Una manera sencilla de seguir de forma analógica es actualizar en una pizarra toda la información de la célula de inteligencia. Tiene que existir un equilibrio entre el empleo de sistemas analógicos y las herramientas tecnológicas. Ya sea debido a interferencia electrónica eficaz o a la ame - naza que pueda suponer una gran presencia digital a la supervivencia, todos los elementos deben estar prepara - dos para ejecutar el mando tipo misión y las operacio - nes de combate en un ambiente sin medios digitales. Es crucial no solo para entender la amenaza sino también para continuar preparándonos sobre cómo operar en un ambiente limitado. En definitiva, la labor del S-2 es proporcionar evaluaciones relevantes, predictivas y específicas al comandante sin importar las dificultades técnicas o tácticas. Estas son algunas recomendaciones finales para los oficiales de inteligencia: 1. Prepárate y consulta a la sección de inteligencia sobre cómo solucionar problemas de forma lógica; mantente informado y usa tu intuición en los análi - sis cuando sea necesario. 2. Mantente informado y disponible para que puedas proporcionar evaluaciones relevantes, predictivas y específicas al comandante de batallón en todo momento. 3. Reúne a los miembros de la Plana Mayor y a los comandantes para discutir los COA enemigos. Dominar la IPB es fundamental para ejecutar eficazmente el MDMP. Función de combate Mando tipo misión ( Escrito por la capitán Jennifer Sims, oficial de trans - misiones del 1-4 IN ) La tecnología de la comunicación (CT) está per - meando la existencia humana a un ritmo cada vez mayor, con artefactos digitales para cada aspecto de la vida 14 . El Ejército de EUA no es inmune a esto. La CT digital se puede apreciar en cada escalón y función y sin embargo, su impacto no se ha analizado detenida - mente 15 . Aunque la capacidad de la CT para superar las deficiencias humanas durante la comunicación es obvia, existe una noción equivocada de que más tecno - logía es mejor. En el conflicto terrestre, se debe consi - derar el impacto de la CT en el mando tipo misión. Si bien la CT supera la capacidad humana para la comu - nicación, la CT no es sinónimo de mando tipo misión. Su aplicación actual y generalizada degrada el aspecto humano de la ejecución del mando tipo misión y lleva a una dependencia indeseable de la misma. La función de combate Mando tipo misión hace uso del personal, las redes de comunicación, los sistemas de información, los procesos y el equipo para facilitar cómo los coman - dantes y las unidades luchan, en vez de dictar cómo los comandantes y las unidades tienen que emplear la tecnología. El mando tipo misión es una actividad humana, mientras que la CT es una herramienta que ayuda a superar nuestros límites. La CT posibilita la comunica - ción a grandes distancias, permite el almacenamiento prácticamente ilimitado de información y datos, pro - porciona los medios para que las personas compartan información recopilada y procesen información nueva, y facilita los medios para compartir ese almacena - miento ilimitado de datos e información, fruto de la colaboración, a grandes distancias. Esta es una capaci - dad significativa para cualquier comandante cuando ejecuta el mando tipo misión, pero a menudo lleva a que las unidades se centren en la CT cuando establecen los sistemas de mando tipo misión. La mayoría de las personas piensan sobre CT específicas cuando alguien menciona el mando tipo misión. Sin embargo, la CT solo forma parte de dos componentes de un sistema de mando tipo misión: las redes y los sistemas de informa - ción; el personal, los SOP o las instalaciones y el equipo no son afectados 16 . Este enfoque limitado crea una situación en la que el comandante intenta solucionar algunas deficiencias en otros componentes del mando tipo misión a través de la CT. El conflicto terrestre es una empresa compleja. El número de variables que pueden afectar una opera - ción es inmenso, por no decir infinito. Por factores que van desde las condiciones meteorológicas hasta las acciones enemigas, la mayoría de los planes sufri - rán modificaciones durante su ejecución debido a fac - tores inesperados. Un sistema de mando tipo misión integral permite que las unidades se ajusten a estas va - riables sin instrucciones adicionales del comandante.

8. 75 MILITARY REVIEW Segundo Trimestre 2018 MANDO TIPO MISIÓN el combate. Algunos tal vez consideren que ese lugar es el TOC. Para mí, es el puesto de mando táctico (TAC) móvil, con dos vehículos HMMWV , el del oficial de operaciones (S-3) y el mío. Nuestros destinos cambian con cada rotación. A veces durante el ensayo de armas combinadas noto que una compañía necesitará ayuda, así que la sigo. En otra ocasión será el ataque principal o la apertura de una brecha. Nunca son los mismos. Una manera de hacer frente a la fricción es desarrollar esta intuición a través del método de ensayo y error durante los ejercicios de entrenamiento. Me acerco mucho al frente porque es necesario. Algunos se preguntaran ¿Y para qué tenemos el sistema de comunicaciones y monitoreo JCR ( Joint Capability Requirement)? 6 Contamos con él, pero no es lo sufi - cientemente rápido. A veces pierde la conexión con el satélite durante las operaciones en los terrenos densos de Europa. Los mapas analógicos constantemente de - muestran que son más rápidos. Más adelante, la oficial de transmisiones del batallón Warri o r describirá en detalle cómo nuestro batallón integra la tecnología de la comunicación. ¿Qué estamos haciendo en el TAC durante el com - bate? En esta etapa del proceso, estamos depositando nuestra confianza en las modificaciones realizadas a los SOP y las relaciones, y poniendo en práctica el «arte» de mando. A veces nos encontramos evadiendo a exploradores enemigos. La mayor parte del tiempo es - tamos parados, escuchando las redes, mirando un mapa y pensando. Esta es la mejor parte. Este es el resultado. Después de toda la preparación a través del MDMP y las conversaciones, después de todos los escenarios que he imaginado, ahora me toca sentarme y escuchar las comunicaciones para ver si puedo reconocer lo que está ocurriendo. No tengo que rectificar procedimientos o aclarar mi intención—mi trabajo ahora es estar al tanto de lo que está ocurriendo para intervenir cuando sea necesario. Mi S-3 es quien conduce el batallón. Me consultará cuando necesite tomar una decisión impor - tante. Yo no intervengo en la red de comunicación. Mi oficial de inteligencia (S-2) se sienta detrás de mí. En mi vehículo tengo tres radios, yo escucho dos redes y mi S-2 escucha la red de operaciones e inteligencia. Pongo atención a tanto la red de mando del batallón como a las redes de mando de la compañía, escuchando pasiva - mente. Mi oficial ejecutivo actualiza al cuartel general superior. Esto es un mando. El S-3 pelea mientras yo evalúo lo que está ocurriendo en el campo de batalla. Cuando la rotación acaba y después de analizar la eficacia de los SOP, hacemos algunos arreglos según sea necesario. Todos los días, durante la preparación o la ejecución, estoy tomando notas sobre nuestros SOP, los líderes subordinados y la guerra en general. El Ejército está reconstruyendo su maquinaria bélica de armas combinadas y nadie en realidad sabe cuál será el producto final. No será como el concepto operacional de AirLand Battle de nuestros antepasados, pero tal vez tampoco sea muy diferente del mismo. Las revistas después de la acción (AAR) son los principales méto - dos para mejorar los SOP y por lo tanto, el comandante debe participar en ellas para garantizar que el proceso no sea una pérdida de tiempo. ¿Qué es lo que la organización está evaluando? ¿Cuáles son los estándares y cómo juzgamos nuestras acciones y las de los subordinados? La respuesta debe ser nuestra doctrina, nuestros SOP y nuestras políticas. La organización no influye de forma directa en la doc - trina del Ejército, pero si puede modificar sus propios SOP para el TAC y el mando tipo misión. La organiza - ción no puede cambiar el Puesto de Mando del Futuro, pero no necesariamente tiene que usarlo si no tiene sentido hacerlo. Los comandantes deben tomar el pulso de la tecnología empleada en su formación y ver cómo esta afecta al mando tipo misión 7 . Esta es la clave de una organización de aprendizaje. Los comandantes apoyan y guían el proceso de perfec - cionamiento y reflexión colectivo. Los comandantes deberían preguntarse ¿Cómo sé que mi organización está aprendiendo? 8 ¿Dónde está la evidencia? ¿Son los procedimientos y la estructura adecuados para la si - tuación actual? Esta es la razón por la cual el perfeccio - namiento de los SOP no es responsabilidad de un solo oficial de Estado Mayor, sino de toda la organización, con el comandante como el motor principal. Una reunión con todos los líderes de la organización para evaluar el progreso permitiría el intercambio de perspectivas sobre los SOP y cómo mejorarlos. Este tipo de conferencias, que podrían realizarse anualmen - te, ayuda a inculcar varios principios del mando tipo misión, como el entendimiento común y la confianza mutua. Cuando el comandante crea este tipo de eventos y se involucra en el proceso, los subordinados aprenden como él o ella se comunica—el significado de sus pala - bras, gestos e idiosincrasia. Darles a los subordinados la

3. Segundo Trimestre 2018 MILITARY REVIEW 70 El mando tipo misión en el siglo XXI Un buen equilibrio Teniente coronel Matthew T. Archambault, Ejército de EUA Capitán Franklin G. Peachey, Ejército de EUA Capitán Jennifer P. Sims, Ejército de EUA E l Ejército necesita tener una conversación fran - ca y profunda sobre el mando tipo misión. En calidad de fuerza contraria (OPFOR) del Ejército de Estados Unidos en Europa (USAREUR) en el Centro de Preparación Multinacional Conjunto ( JMRC), el 1 er Batallón del 4 o Regimiento de Infantería (1-4 IN), conocido como Warri o r , pone en práctica las competencias fundamentales del Ejército, espe - cíficamente el mando tipo misión, con más frecuencia que la mayo - ría de las unidades que forman parte de las misiones en las que participan. Cinco o más rotacio - nes por año con variadas organi - zaciones operativas han mejorado cómo la unidad Warri o r entiende El capitán Franklin G. Peachey, oficial de inteligencia del 1 er Batallón del 4 o Regimiento de Infantería, revisa su mapa analógico después de un combate en el ejercicio Combine Resolve 8 , el cual tomó lugar del 27 de mayo al 12 de junio de 2017 en el Centro de Preparación Multinacional Conjunto en Hohenfels, Alemania. (Foto: Especialista Naiomy Gaviria, Ejército de EUA)

14. 81 MILITARY REVIEW Segundo Trimestre 2018 MANDO TIPO MISIÓN no para explicar sus responsabilidades o colocarlas en los lugares correctos. Los escalones inferiores tienen límites, líneas de fase, palabras clave y misiones bien definidos; por lo tanto, saber dónde están las otras unidades no requiere de un monitor, solo conciencia situacional. Como resultado, las pantallas del JCR no se encienden 18 . En vez del Puesto de Mando del Futuro (CPOF), el batallón emplea un mapa analógico. La unidad emplea una robusta red de radio de frecuencia muy alta (VHF) en vez de canales de radio de fre - cuencia ultra alta (UHF) porque el puesto de mando táctico casi siempre se encuentra en una posición en la que puede comunicarse con toda la formación. Por último, contar con un plan de contingencia de comu - nicaciones establece lo que hay que hacer cuando se degradan las comunicaciones. El 1-4 IN se centra en la dimensión humana del mando tipo misión emplean - do la CT selectivamente y reduciendo el riesgo de sus vulnerabilidades. Estas son algunas recomendaciones finales para los oficiales de transmisiones: 1. La CT requiere un plan primario, alternativo, de contingencia y de emergencia (PACE) por una ra - zón. Si el cuartel general superior considera que la CT no cumple ninguna función en tus operaciones, proporciónale retroalimentación y emplea los me - dios auxiliares según sea necesario. Las operaciones dictan la comunicación, no al revés. 2. Establece un plan de comunicaciones basado en un entendimiento profundo de las operaciones ac - tuales. Cambios en el plan de maniobra requerirán cambios en el plan de comunicaciones. 3. Asegúrate de que la formación entienda el impacto del empleo de cada aparato de la CT. Recuerda que el impacto no solo se limita a la esfera de las comunicaciones. Conclusión El batallón Warri o r pone en práctica sus capaci - dades en repetidas ocasiones, sin las distracciones que afectan a otros batallones y brigadas. Tampoco tenemos un cuartel general superior que requiere que emplee - mos sistemas de mando tipo misión específicos que dificultan la maniobra. El Ejército puede beneficiarse de la perspectiva del JMRC sobre el mando tipo misión y perfeccionar su competencia en la maniobra de armas combinadas a medida que evoluciona sin imponer restricciones. De lo contrario, la maniobra de armas combinadas dependerá de la tecnología de la comuni - cación en vez de las demandas de la situación. Muchos líderes se sienten cómodos con la CT debido a sus experiencias con las operaciones de contingencia en Irak y Afganistán, en donde esos sistemas han evolucionado. Sin embargo, las necesida - des de la maniobra de armas combinadas son tan diferentes como las suposiciones en todo el espectro de operaciones militares sobre cómo aprovechar el mando tipo misión y la CT. Los autores de este artículo tienen amplia experiencia en diferentes cargos en Irak y Afganistán. Esas experiencias han configurado, en parte, nuestra perspectiva sobre el mando tipo misión, no solo para este artículo, sino para cómo este batallón lucha. La experiencia de este batallón ha sido que un mando tipo misión eficaz emerge cuando los coman - dantes se aseguran de incluir a su organización y sus sistemas de forma clara y codificada en los SOP; planifican detallada y frecuentemente, para que todos en el equipo tengan un entendimiento común y surja la confianza; y ejecutan según las necesidades del mando y no debido los límites impuestos por la tecnología. Esperamos sinceramente que este artículo ayude a avanzar el diálogo y haga aportes útiles sobre el mando tipo misión. Notas 1. Publicación de Referencia Doctrinal del Ejército (ADRP) 6-0, Mando tipo misión (Washington, DC: Oficina de Publicaciones del Gobierno (GPO), 17 de mayo de 2012). 2. John T. Nelsen II, Auftragstaktik: A Case for Decentralized Battle (Fort Belvoir, Virginia: Centro de Información Técnica de Defensa (DTIC), septiembre de 1987), pág. 21. 3. El 1 er Batallón del 4 o Regimiento de Infantería (1-4 IN) recibe una orden del Grupo de Operaciones del Centro de Preparación Multinacional Conjunto para cada fase o período de combate du - rante la rotación. Si bien hay instrucciones específicas para lograr los objetivos de adiestramiento, el batallón Warrior , además de actualizar su cuartel general superior y reunirse con el Grupo de Operaciones para confirmar las órdenes, también tiene «libertad de acción»—la capacidad para planificar y luchar con la misma

5. Segundo Trimestre 2018 MILITARY REVIEW 72 los comandantes en escalones diferentes. Por ejemplo, la iniciativa disciplinada es crucial para el concepto, pero se manifiesta en las acciones de los subordinados como resultado de las órdenes de misión, una clara intención y la confianza mutua. Los SOP y las políticas, cuando se formulan de forma adecuada, establecen los vínculos y las expecta - tivas para los soldados, los suboficiales y los oficiales en la organización. El SOP del mando tipo misión resume cómo el batallón implementa el MDMP, ejecuta un ensayo de armas combinadas, organiza su centro de operaciones tácticas (TOC) y gestiona la información y el conocimiento. Un SOP del mando tipo misión no es una simple repetición de la doctrina. En él se proporciona orienta - ción sobre cómo los subordinados deben actuar, cuáles son sus responsabilidades y lo que pueden esperar de otros dependiendo de la situación. Todos los SOP de - berían reducir el estrés y la fricción porque las perso - nas saben, sin que se les diga, lo que tienen que hacer. En efecto, el SOP determina cómo la Plana o Estado Mayor asesora e informa al comandante, y las respon - sabilidades entre sus integrantes, para que este no tenga que desempeñarse como un oficial auxiliar. En gran medida, el éxito en el mando incluye la formulación e difusión de procesos que han probado mejorar los SOP y tienen como base un ambiente de equipo en vez de un régimen jerárquico. La cultura se fortalece a través de las relaciones. Cualquiera que se desempeñe como capitán de comba - te ( battle captain ), ya sea un capitán, un teniente o un suboficial, debe saber que esperar de sus radioperadores y del sargento mayor de operaciones. Lo mismo puede decirse del MDMP o cualquier otro proceso que el ba - tallón ejecute. Todos en la Plana o Estado Mayor deben saber cuál es la sección —no el individuo, ya que estos van y vienen— responsable del desarrollo del curso de acción (COA). Las expectativas para estas relaciones se reflejan en los SOP. Cuando los SOP se emplean en repetidas ocasiones, la cultura de la unidad adquiere un nuevo estándar porque todos saben cómo la unidad ejecuta sus sistemas. El batallón Warri o r participan en cinco o seis rotaciones por años y en cada una de estas rotaciones ejecutan el MDMP al menos dos veces, tanto para las operaciones ofensivas como para las operaciones defensivas. Esta increíble cantidad de oportunidades le permite al comandante de batallón, la Plana Mayor y los comandantes subordinados lograr un entendimien - to común. Este entendimiento, junto con las relaciones establecidas, permite la formulación de varios SOP. La Figura 2 ilustra la línea de tiempo general 3 . El reto para aquellos que no tengan la oportunidad de realizar múl - tiples rotaciones en centros de entrenamiento de com - bate es incluir el MDMP en las guías de entrenamiento Figura 1. Filosofía del mando tipo misión (Izquierda: gráfico del teniente coronel Matthew T. Archambault; Derecha: gráfico de la Publicación de Referencia Doctrinal del Ejército (ADRP) 6-0, Mando tipo misión [Washington, DC: Oficina de Publicaciones del Gobierno (GPO), 17 de mayo de 2012]) Filosofía del mando tipo misión El ejercicio de la autoridad y la dirección por parte del comandante que emplea las órdenes de misión para permitir la iniciativa disciplinada con base en su intención y empoderar a líderes ágiles y adaptativos en la conduc - ción de operaciones terrestres unicadas. Se rige por los siguientes principios: · Construir equipos cohesivos a través de la conanza mutua · Crear un entendimiento común · Proporcionar una intención del comandante clara · Ejercer la iniciativa disciplinada · Emplear las órdenes de misión · Aceptar el riesgo prudente Los principios del mando tipo misión ayudan a los comandantes y a la Plana o Estado Mayor equilibrar el arte de mando con la ciencia del control . Lo cual le permite al comandante entender y aceptar el riesgo prudente y ejercer la iniciativa disciplinada Que a la larga les permite a los subordinados construir equipos cohesivos a través de la conanza mutua y crear un entendimiento común El mando tipo misión comienza cuando el comandante proporciona una intención del comandante clara y se asegura que su Plana o Estado Mayor está produciendo las órdenes de misión

15. Segundo Trimestre 2018 MILITARY REVIEW 82 libertad que la unidad de rotación contraria. 4. Manual de Campaña (FM) 6-0, Organización y operaciones de la Plana o Estado Mayor y el comandante (Washington, DC: GPO, mayo de 2014, pág. 9-3. 5. Peter Senge, The Fifth Discipline: The Art & Practice of Learning Organization (Nueva York: Random House, 1990), pág. 217. «Cuando un equipo se vuelve más alineado, emerge un entendimiento direccional común, y la energía de los individuos se armonizan. Se desperdicia menos la energía. De hecho, se de - sarrolla una resonancia o sinergia... Hay un propósito común, una visión compartida y un entendimiento sobre cómo complementar los esfuerzos de cada uno». 6. El Joint Capability Requirement es una mejora comple - mentaria del Force XXI Battle Command Brigade and Below y el Rastreador de Fuerza Azul (BFT). 7. Martin van Creveld, Command in War (Cambridge, Mas - sachusetts: Harvard University Press, 1987), pág. 261. «Ninguna tecnología de la comunicación o de procesamiento de datos, ningún sistema de organización, ningún procedimiento o método, es suficiente para garantizar la conducción con éxito, o incluso adecuada, del mando en la guerra». 8. Senge, The Fifth Discipline , págs. 220–21. «La disciplina del aprendizaje en equipo requiere dominio de la prácticas de diálogo y discusión [...] la disciplina del aprendizaje en equipo requiere práctica». 9. Daniel Goleman, Focus (Nueva York: HarperCollins, 2013), pág. 28. «Si no practicamos lo suficiente, todas estas (actividades) requerirán nuestra concentración. Pero si conseguimos dominar las habilidades que son necesarias a un nivel adecuado, no requerirán de un esfuerzo cognitivo extra—y nos permitirá prestar atención a los detalles adicionales que solo los que están en los niveles superiores perciben». 10. Publicación de Referencia Doctrinal del Ejército (ADRP) 2-0, Inteligencia (Washington, DC; GPO, 31 de agosto de 2012), cap. 2-2. 11. Malcom Gladwell, Blink: The Power of Thinking without Thinking (Nueva York: Little, Brown, 2005), pág. 141. «Un proceso de toma de decisiones verdaderamente eficaz depende del equi - librio entre el pensamiento instintivo y deliberado». 12. Ibíd . pág. 141. 13. Malcom Gladwell, Outliers: The Story of Success (Nueva York: Little, Brown, 2008). Gladwell describe cómo «los investi - gadores creen que el número mágico para ser verdaderamente competente en algo es diez mil horas». Aunque puede variar entre ocho mil o doce mil horas, lo que queda claro es que si al - guien quiere ser un experto en su campo, debe realizar el mayor número de repeticiones posible. 14. Drew Silver, «Chart of the Week», Centro de Investi - gación Pew, última actualización 14 de marzo de 2014, con - sultado el 7 de noviembre de 2017, http://www.pewresearch. org/fact-tank/2014/03/14/chart-of-the-week-the-ever-acce - lerating-rate-of-technology-adoption/ ; Daniel Burrus, «The Internet of Things Is Far Bigger than Anyone Realizes», sitio web de Wired, noviembre de 2014, consultado el 7 de no - viembre de 2017, https://www.wired.com/insights/2014/11/ the-internet-of-things-bigger/ . 15. «Project Manager Mission Command», PEO-C3T (Pro - gram Executive Office Command Control Communications-Tacti - cal) (sitio web), consultado el 17 de noviembre de 2017, http:// peoc3t.army.mil/mc/ . 16. ADRP 6-0, Mando tipo misión (Washington, DC: GPO, 17 de mayo de 2012), 3-8–3-11. 17. Grupo de Guerra Asimétrica (AWG), The Defense of Batt - le Position Duffer: Cyber Enabled Maneuver in Multi-Domain Battle (Fort Meade, Maryland: Grupo de Guerra Asimétrica (AWG), 2016), págs. 5–6. 18. Dos problemas clave impiden que el 1-4 IN emplee con más frecuencia los sistemas del Joint Capability Requirement, la velocidad de las actualizaciones de ubicación y el requisito de conexión por satélite. En los conflictos de alta intensidad, el desplazamiento de las unidades y los acontecimientos ocurren más rápido que las actualizaciones, lo que significa que los co - mandantes que emplean los sistemas están recibiendo informa - ción y tomando decisiones probablemente incorrectas. Además, las unidades deben operar en terrenos escarpados y bajo la cubierta de los árboles. Ambos escenarios pueden degradar la conexión por satélite. Este efecto aumenta a medida que las operaciones se realizan más al norte.

6. 73 MILITARY REVIEW Segundo Trimestre 2018 MANDO TIPO MISIÓN anuales y, en la guarnición de origen, ejecutarlo perió - dicamente en los ejercicios de pelotón con fuego real y otras actividades que generalmente están a cargo de un solo oficial de Plana o Estado Mayor. Sean cuales fueren las dificultades de entrenamiento, al comandante le corresponde desarrollar y perfeccionar los SOP para que funcionen como estándares para el entendimiento común y un desempeño colectivo excelente. De acuerdo con el Manual de Campaña (FM) 6-0, Organización y operaciones de la Plana o Estado Mayor y el comandante , el comandante de batallón debe reunirse con la Plana Mayor para realizar un análisis de la misión y desarrollar diferentes COA 4 . Estas sesiones informativas son vitales para el MDMP y la cultura del batallón. Las sesiones pueden tomar más de un día o pueden realizarse en un solo día; los requisitos de la misión determinan la línea de tiempo de planificación. Yo nunca proporciono cursos de acción específicos. Esta es la oportunidad de la Plana Mayor para demostrarme lo que no sé y desafiar mi percepción con sus habilidades. Si el tiempo lo permite, realizarán juegos de guerra con los COA y nos reuniremos para tomar una decisión sobre los COA. El diálogo que surge durante estas reuniones es inestimable. La Plana Mayor puede apreciar cómo percibo y analizo el campo de batalla. Estoy articulando mis pensamientos y creando un panorama de lo que ocurrirá. Ninguna variable se queda sin explorar. Tiene que ser así si verdaderamente se quiere dialogar, y es por eso que organizo sesiones informativas para que la Plana Mayor proponga diferentes COA 5 . Al final, después de la discusión, tomo una decisión sobre el COA y la Plana Mayor comunica la orden de operaciones a los comandantes de compañía. El SOP del mando tipo misión guía las interacciones del comandante, sin importar el tipo de misión. La ciencia del control, los SOP, nos ayuda a entender, visualizar, describir y dirigir. Durante todo el proceso de prepara - ción para que mis soldados tengan éxito en el conflicto, estoy haciendo uso de mis veinte años de experiencia, del diálogo con la Plana Mayor y los comandantes y del ensayo de armas combinadas para mejorar la visualiza - ción y compartirla. El batallón Warri o r tiene que enfrentarse a la ambigüedad y a la complejidad en cada rotación. La organización operativa nunca es la misma, incluso cuando cambian los períodos de combate durante la misma rotación. Siempre tenemos nuevos compañeros: una compañía de la Guardia Nacional, una compañía de la Reserva del Ejército y muchas veces una com - pañía multinacional. También nos enfrentamos a un enemigo distinto con diferentes capacidades en cada rotación. A veces peleamos contra una unidad mecani - zada o Strykers , y siempre es multinacional. Ejecutar las técnicas de combate de batallón no sería suficiente para desafiar a nuestros oponentes, la unidad de rotación. Mis comandantes, tanto los nuevos como los or - gánicos, se reúnen conmigo inmediatamente después de la orden de operaciones para realizar una sesión de confirmación ( confirmation brief ), y en uno o dos días nos reunimos nuevamente para confirmar las órdenes D1 D2 D3 D4 X1 X2 X3 X4 X5 X6 X7 X8 X9 R1 R2 R3 R4 R5 R6 Recepción, preparación, desplazamiento e integración de la unidad de rotación Reunión para el curso de acción Órdenes de operación Revista después de la acción interna Ensayo de armas combinadas Revista después de la acción del Centro de Preparación Multinacional Conjunto Análisis del ejercicio de los líderes de pelotón Ejercicio de fuerza contra fuerza de la unidad de rotación Preparación del batallón Warrior Ejercicio de fuerza contra fuerza del batallón Warrior Ejercicio de fuerza contra fuerza de la unidad de rotación Ejercicio de fuerza contra fuerza del batallón Warrior Revista después de la acción Revista después de la acción Reunión para el análisis de misión Reunión ( brieng ) para el análisis de misión Reunión para el curso de acción Órdenes de operación Ensayo de armas combinadas Figura 2. Un horario típico del proceso militar para la toma de decisiones durante un ejercicio de rotación (Gráfico: Teniente coronel Matthew T. Archambault)

4. 71 MILITARY REVIEW Segundo Trimestre 2018 MANDO TIPO MISIÓN y aplica la Publicación de Referencia Doctrinal del Ejército (ADRP) 6-0, Mando tipo misión , y es por ello que en este artículo intentaremos transmitir estos métodos 1 . Un mando tipo misión eficaz requiere proce - dimientos operativos estandarizados (SOP) para organizar de forma adecuada al personal, varias repeticiones del proceso militar para la toma de decisiones (MDMP) y tecnologías apropiadas que permitan la comunicación. Las siguientes secciones ilustran el razonamiento y los procesos subyacentes de cómo el batallón Warri o r formula sus SOP, em - plea el MDMP, integra la inteligencia e incorpora la tecnología cuidadosamente para que el lector pueda desarrollar una mentalidad de mando tipo misión en sus relaciones profesionales. Papel del comandante ( Escrito por el teniente coronel Archambault, co - mandante del 1-4 IN ) La ADRP 6-0 evoca la herencia germánica del mando tipo misión, Auftragstaktik , pero pasa por alto un importante componente del concepto alemán para las órdenes de misión y la ejecución descen - tralizada. El nombre Auftragstaktik no surgió como doctrina, sino como explicación para describir cómo el Ejército alemán funcionaba. En pocas palabras, Auftragstaktik era cultural en vez de jerárquico 2 . Cada aspecto vinculado a la formación, la organiza - ción y el sistema de personal de la Fuerzas Armadas alemanas apoyaba y reforzaba la expresión viva de este concepto. El objetivo del batallón Warri o r era recrear esa cultura, en donde el mando tipo misión es omnipresente y todos actúan a través de una visión común. Todo empieza con el comandante. Él es el encargado de tomar el pulso de los principios del mando tipo misión en su equipo. El coman - dante debe: • saber si hay confianza mutua entre los diferentes escalones, • saber si él y su Plana o Estado Mayor han hecho todo lo posible para que exista un entendimiento común, • saber si su Plana o Estado Mayor está empleando las órdenes de misión, • apoyar la iniciativa disciplinada y entender por qué sus subordinados la ejecutan • explicar lo que qué es el riesgo prudente y • comunicar su intención de forma clara. El Ejército depende de las personas que lo compo - nen, y como tal, el comandante debe hacer hincapié en la dinámica humana mediante un entendimiento firme y minucioso de la comunicación en grupo y cómo el grupo bajo su mando comprende y desarrolla sus propios procesos y procedimientos. En su máxima expresión, la filosofía del man - do tipo misión permite canalizar nuestra energía y equilibrar el arte del mando con la ciencia del con - trol. Cuando se trata de esfuerzos, los procesos y los procedimientos no solo son importantes, también son esenciales. En la ADRP 6-0 se proporciona un gráfico que explica la filosofía del mando tipo misión. Nosotros reorganizamos el gráfico para que fuera más tangible. En la Figura 1 se puede ver una comparación de las dos versiones. En el esquema de la derecha se es - tablece la relación entre El capitán Franklin G. Peachey, Ejército de EUA, es un planificador de inteligencia en el Centro de Preparación Multinacional Conjunto ( JMRC) en Hohenfels, Alemania. Obtuvo una licenciatura en Educación Secundaria en la Universidad de Millersville y una maestría en Diplomacia en la Universidad de Norwich. Se ha desempeñado como oficial de inteligencia de batallón, líder de pelotón de exploradores en Afganistán y comandante de compañía en la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). La capitán Jennifer Sims, Ejército de EUA, es una planificadora de transmisiones en el Centro de Preparación Multinacional Conjunto de Hohenfels, Alemania. Obtuvo una licenciatura en Florida Atlantic University y una maestría en Relaciones Internacionales en Webster University. Entre sus destinos figuran períodos de servicio en Hawái y Afganistán. Su último destino fue como oficial de transmisiones del batallón de fuerza contraria en el Centro de Preparación Multinacional Conjunto. El teniente coronel Matthew Archambault, Ejército de EUA, es un observador controlador en el Centro de Entrenamiento de Preparación Conjunta ( JRTC). Obtuvo una licenciatura en la Academia Militar de Estados Unidos (USMA) y una maes - tría en la Escuela de Estudios Militares Avanzados (SAMS). Fue comandante de batallón en Alemania, sirvió en la base conjunta Lewis-McCord y cumplió misión en Afganistán.

1. ARMADA DEL ECUADOR ACADEMIA DE GUERRA NAVAL Guayaquil -o- LECTURAS RECOMENDADAS EL MANDO TIPO MISIÓN EN EL SIGLO XXI. UN BUEN EQUILIBRIO MATTHEW T. ARCHAMBAULT, FRANKLIN G. PEACHEY Y JENNIFER P. SIMS, MILITARY REVIEW EDICIÓN HISPANOAMERICANA Lectura Recomendada por: TCRN de EM Byron Guerrón Asesor del Ejército Ecuatoriano en la Academia de Guerra Naval 2 020

9. Segundo Trimestre 2018 MILITARY REVIEW 76 oportunidad de ver cómo su comandante se desempeña crea las condiciones para que la filosofía del mando tipo misión impregne la cultura del grupo. Si bien muchos comandantes se consideran bri - llantes, la realidad es que ningún comandante habla de forma clara, concisa o excelente todo el tiempo. Cuando los SOP estén listos —no necesitan ser perfectos— las AAR para los ejercicios y los entrenamientos pueden ser más estrictas. En este momento, la organización pasa de tener que descubrir cómo funciona algo a hacer las cosas mejor que nadie, a descubrir cosas nuevas 9 . Esto —el proceso de perfeccionamiento y reflexión colectivo— es la oportunidad para analizar los facto - res intangibles del campo de batalla como el tiempo, el terreno y la fricción. Estos tres factores afectan a todas las unidades, pero la unidad que ejercite un mando tipo misión coherente y cuente con SOP eficaces no su - cumbirá ante ellos. Estas son algunas recomendaciones finales para los comandantes: 1. Pon en práctica el MDMP siempre que puedas en ambientes realistas. No te concentres en cómo vas a llevar a cabo el MDMP. Concéntrate en lo que has aprendido del MDMP. 2. No pretendas que lo sabes todo. Escucha a tu Plana o Estado Mayor. Cuestiona, pero permite que te cuestionen también. Tal vez sabes conducir un taller de vehículos motorizados o un ejercicio con fuego real por ti solo, pero en un campo de batalla de armas combinadas, el trabajo en equipo es nece - sario. Necesitas poner en práctica tu comprensión y cómo visualizar, describir, dirigir, guiar y evaluar. 3. Revisa tus SOP. ¿Están siendo empleados? ¿Tienen sentido? Los SOP te ayudan a tener menos conversaciones sobre cómo realizar un proceso, agilizándolo para que puedas concentrar - te en la situación final. 4. Crea organizaciones operativas para cada misión. Recuerda que todas las misiones no son iguales. Análisis y fuegos Tirador Sensor Compañías de maniobra A y B Comunicaciones con el DTG/HQ Solución de problemas de forma lógica: Coordinar con el escalón superior; gestionar los medios, seguimiento del combate/DBA Comunicación cara a cara; seguimiento pasivo de múltiples redes; apreciación del combate en tiempo real Seguimiento del combate/BDA analógicos Proceso de toma de decisiones informado e intuitivo Conduce al BTG Capitán de combate Analistas S2 sUAS MT S2 NCOIC BTG CM BN CDR 3 XO FSO TOC del grupo táctico de brigada TAC del grupo táctico de brigada Medios de interrupción / recopilación Orientados hacia el NAI para responder a los PIR y facilitar la acción decisiva Exploradores Defensa antiaérea y antitanque SPF Equipos de sUAS Pilar de la comunicación táctica Zona de apoyo Zona de combate Zona de interrupción FLOT BDA— Evaluación de daños de combate BN CDR— Comandante de batallón BTG CM— Gerente de recopilación del grupo táctico de brigada DTG— Grupo táctico de división Grupo táctico de división/Cuartel general superior FLOT— Línea de vanguardia de las tropas propias FSO— Ocial de apoyo de fuego NAI— Áreas de interés designadas PIR— Requisitos de inteligencia prioritarios TAC— Puesto de mando táctico TOC— Centro de operaciones táctico S-2— Ocial de inteligencia S-3— Ocial de operaciones S2 NCOIC— Subocial S-2 al mando SPF— Fuerzas de propósito especial sUAS MT— Entrenador principal de sistemas aéreos no tripulados pequeños XO— Ocial ejecutivo Figura 4. Plantilla de inteligencia del mando tipo misión del 1 er Batallón del 4 o Regimiento de Infantería (El gráfico del capitán Franklin G. Peachey describe cómo el mando tipo misión funciona en la práctica durante las acciones táctica, hacien - do hincapié en la recopilación, procesamiento y difusión de inteligencia).

2. “El Mando tipo misión en el siglo XXI. Un buen equilibrio” de Matthew T. Archambault, Franklin G. Peachey y Jennifer P. Sims Byron Guerrón Teniente Coronel de EM Asesor del Ejército Ecuatoriano en la Academia de Guerra Naval Esta es una lectura en la cual podemos observar cómo un batallón del Ejército de los EE.UU. [1 er Batallón del 4 o Regimiento de Infantería (1-4 IN), conocido como Warrior] pone en práctica sus capacidades en repetidas ocasiones, basándose en las competencias fundamentales del Ejército, específicamente en el mando tipo misión; El Teniente Coronel Archambault comandante de este batallón nos manifiesta lo importante de este mando tipo misión y en pocas palabras se refiere a que las misiones pueden cumplirse sin que el comandante esté presente en todo momento; el escenario y las diferentes situaciones que se presentan no permite que un comandante esté en todas partes, aquí lo importante de exista una iniciativa disciplina que no es más que permitirle a sus subordinados que exploten su iniciativa en el cumplimiento de las misiones, claro está que para ejecutar estas acciones deberán tener en cuenta la intención del comandante, es por eso que el objetivo de este batallón era recrear esa cultura en donde el mando tipo misión es omnipresente y todos actúan a través de una visión común. Además, hace hincapié en que debe existir una dinámica humana mediante el entendimiento firme y minucioso de la comunicación en grupo y cómo el grupo bajo su mando comprende y desarrolla sus propios procesos y procedimientos; por otro lado, menciona los principios del mando tipo misión y afirma que en la actualidad los comandantes no ven, siendo esta la razón por la cual todos los comandantes hasta los líderes de pelotón deben entender y sentirse cómodos con las estrategias de comunicación establecidas para mantener el entendimiento común entre casi todos. ¿Por qué leer? El mando tipo misión es una filosofía que guía a los comandantes en los diferentes niveles de mando que ha llevado al éxito de las operaciones en el Ejército de los EE.UU. Este concepto hace énfasis en el subordinado y profundiza en sus capacidades, destrezas y valores; impulsa al líder a fortalecer sus cualidades ente situaciones difíciles en las que tendrá tomar decisiones sin que el superior le indique directamente lo que tiene que hacer, cumpliendo la misión mediante sus capacidades, iniciativa e ingenio, pero sin desconocer la intención del comandante (iniciativa disciplinada), de aquí la importancia de tomar en consideración esta lectura recomendada, ver la experiencia de este batallón y poner en práctica el otorgar a nuestros subordinados esa libertad de acción en la toma de decisiones, claro está, que será limitada por el concepto de la operación y la intención del comandante, estos serán los lineamientos y directrices que deberá tener en cuenta para tomar su decisión. Bibliografía Archambault, M. T., Peachey, F. G., & Sims, J. P. (2018, julio). El mando tipo misión en el siglo XXI Un buen equilibrio. Military Review Edicion Hispanoamericana , 73 (2). https://www.armyupress.army.mil/Journals/Edicion- Hispanoamericana/Archivos/Segundo-Trimestre-2018/El-mando-tipo-mision-en-el- siglo-XXI-Un-buen-equilibrio/ Descargo: Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente representan la opinión de la Academia de Guerra Naval o la Armada del Ecuador.

7. Segundo Trimestre 2018 MILITARY REVIEW 74 ( backbrief ). Le sigue un ensayo de armas combinadas en un cajón de arena, lo cual les permite a todos los líderes hasta el nivel de pelotón visualizar cada etapa de la mi - sión. Sin excepción, siempre hacemos cambios a nues - tro plan o descubrimos problemas de sincronización que requieren una orden fragmentaria. Arreglamos el problema de inmediato y ensayamos el plan nuevamen - te. Estos cambios son producto de las conversaciones con los comandantes subordinados y la Plana Mayor principal. Los comandantes nuevos que se incorporan al batallón son una oportunidad para repensar como hacemos las cosas. Para ellos, todo esto es nuevo. Es una oportunidad de entrenamiento para todos, que se repite una vez más durante el ciclo de planificación defensiva. Ahora salimos al combate. Las experiencias perso - nales y la tecnología influenciarán cómo el comandante pelea en el campo de batalla, en dónde debe ubicarse, etc. Independientemente del comportamiento del comandante, los proce - dimientos deben perfec - cionar el proceso de flujo de información. Durante el combate, la visión que tengo de los aconteci - mientos casi siempre llega en forma de transmisio - nes de radio. En la actua - lidad, los comandantes no «ven» nada. Por lo tanto, es esencial que el mando del batallón, desde el comandante hasta los líderes de pelotón, entien - da y se sienta cómodo con las estrategias de comuni - cación establecidas para mantener el entendi - miento común entre casi todos en la mayor medida posible. Nuestra base son las personas. Cualquier as - pecto de nuestra profesión depende de las personas. Esto no lo podemos evitar, como tampoco podemos evitar la ley de Murphy, la fricción, la niebla y el caos general característicos del campo de batalla. La guerra no ha cambiado lo suficiente como para que el coman - dante deje de posicionarse donde considere adecua - do para influenciar mejor Figura 3. Técnica de combate 1: Preparación de inteligencia del campo de batalla (Gráfico: Capitán Franklin G. Peachey) 1. Recibe la misión 2. Realiza el análisis de misión 3. Mejorar, coordinar, publicar Anexo B (Inteligencia) 1. Camino hacia la guerra ( orden de un escalón superior ) 2. Área de interés ( orden de un escalón superior ) 3. Área de operaciones y ambiente operacional ( orden de un escalón superior ) 4. Plan de guerra de información ( D3 ) 5. Calco modicado de obstáculos combinados y análisis del terreno ( D3 ) 6. Datos meteorológicos ( D3 ) 7. Orden de batalla ( D3 ) a. Evaluar: i. Capacidades críticas ii. Vulnerabilidades críticas iii. Medios facilitadores de escalón superior b. Crear íconos de calcos 8. Cursos de acción probables/curso de acción más peligroso ( D4 ) a. Plantilla de eventos de fuerzas azules b. Declaraciones de los cursos de acción Anexo L (Reconocimiento y vigilancia) 1. Requisitos de inteligencia prioritarios ( D4 ) 2. Lista de objetivos de alto valor ( D2 ) 3. Lista de objetivo de alto rendimiento ( D4 ) -Matriz de normas de ataque 4. Calco del área de interés designada 5. Matriz de sincronización de información recopilada ( D4-continuo ) 1. Reunirse para el análisis de misión ( D4 ) 2. Publicar el párrafo de la situación ( D4 ) 3. Publicar el anexo B ( D4 ) 4. Publicar el anexo L ( D4 ) 5. Guiar el ensayo del plan de recopilación de infor - mación ( D5 ) 6. Participar en el ensayo de armas combinadas ( D5 ) 7. Actualizar el estimado actual ( Continuo ) *D= días; este análisis describe 5 días desde que se recibe la misión hasta su ejecución 1. Consolida los productos del Centro de Preparación Multinacional Conjunto ( *D1 ) 2. Identica las lagunas de información ( D1 ) 3. Solicita información ( D1-continuo ) 4. Coordina diferentes secciones/proporciona la intención ( D2 ) (asuntos civiles, operaciones psicológicas, equipos de recopilación de inteligencia humana, ociales de asuntos públicos, policía militar) 5. Construye calcos/junta los materiales necesarios ( D1-D2 )

Vistas

  • 386 Vistas totales
  • 292 Vistas del sitio web
  • 94 Vistas incrustadas

Acciones

  • 0 Acciones Sociales
  • 0 Me gusta
  • 0 No me gusta
  • 0 Comentarios

Share count

  • 0 Facebook
  • 0 Twitter
  • 0 LinkedIn
  • 0 Google+

Incrusta 2

  • 5 186.5.88.101
  • 1 www.google.com