LA TRANSFORMACIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS EN UN MUNDO COMPLEJO

Lectura recomendada del mes

Share on Social Networks

Compartir enlace

Usar vinculo permanente para compartir en redes sociales

Share with a friend

Por favor iniciar sesión para enviar esto document por correo!

Incrustar en tu sitio web

Select page to start with

Post comment with email address (confirmation of email is required in order to publish comment on website) or please iniciar sesión to post comment

15. hagan otras cosas o las hagan de otra manera para incrementar la eficacia y eficiencia. Tenemos que ser plenamente conscien - tes de que una transformación no es un acontecimiento aislado, sino un proce - so, una gradual y progresiva sucesión de acontecimientos que, siguiendo unos principios y reglas fundamentales, con - ducen a un objetivo. Además, es importante tener en cuen - ta que el verdadero cambio tiene dos vertientes. Una interna, que afecta a la propia institución y que no solo tiene que ver con los cambios que se realicen en ella, sino también con la percepción que tienen sus miembros sobre ese proce - so, percepción que se relaciona direc - tamente con las personas y los valores; y otra externa, relacionada con el im - pacto de los cambios que se producen en nuestro entorno político, de seguri - dad, tecnológico, económico y social. La verdadera transformación se produce cuando se acompasan el impulso que generan estas dos tendencias en la mis - ma dirección. Así mismo, en los procesos de transfor - mación, uno de los principales aspectos para tener en cuenta es la dirección del proceso y el compromiso de esta direc - ción con la situación final deseada. Una evolución que debe estar liderada por personas de acción, ya que solo la ac - ción produce resultados. La verdadera dificultad no está en la formulación de la estrategia de cambio, sino en su eje - cución y la experiencia demuestra que la falta de compromiso por parte de los órganos de dirección del proceso es uno de los principales desafíos a los que ha - brá que hacer frente. Por eso, la dirección de un proceso de transformación requiere un renovado estilo de liderazgo, orientado, más que al ejercicio a través del mando, a su ejercicio a través de la influencia. Un modelo que fomente la iniciativa, liber - tad de acción e implicación de todos los subordinados. Para ello, se requiere de un sistema sustentado en profesionales efectivos, comprometidos, proactivos y responsables de su ámbito de trabajo. La formación en los centros de enseñan - za y el adiestramiento en las unidades deben fomentar la iniciativa, la capaci - dad de razonamiento, la creatividad y el liderazgo; este último debe ser respal - dado por un modelo institucional basado en la influencia, en el fomento de la ini - ciativa y en la libertad de acción, de for - ma que cuando las unidades sobre el te - rreno se vean enfrentadas al adversario sepan neutralizar sus actuales ventajas, haciendo frente a un ritmo de decisión superior. La transformación es un proceso de lar - go recorrido que requiere construir con - fianza y sin credibilidad no suele haber confianza. La gestión del cambio, al igual que la mejora de los procesos, requiere conocimiento, capacidad y metodología. Así se colige fácilmente que una de las maneras más eficientes de consolidar los cambios es asegurarse de que los líderes de la nueva organización tengan los conocimientos, habilidades y actitu - des requeridos. Deben ser un fiel reflejo de lo que se necesita en el futuro y ac - tuar en consecuencia. Pero sin lugar a duda, el principal reto al que se enfrenta cualquier proceso de transformación atañe a las personas. Este reto puede abordarse desde tres perspectivas diferentes, siempre tenien - do en mente que todos los miembros de una organización son agentes del cam - bio. La primera, está relacionada con lo que cada persona está dispuesta a transfor - marse, dejando atrás inercias creadas después de años de funcionamiento y procesos de trabajo fuertemente arrai - gados. La segunda, se relaciona directa - mente con la inversión que seamos ca - paces de realizar para formar al capital más preciado: el personal. La tercera, se orienta hacia el grado de compromiso de los miembros de la organización con el proceso de transformación y para ase - gurar ese compromiso es necesario una comunicación interna oportuna y trans - parente durante todo el proceso. Referencias José Manuel, C. G. (septiembre de 2017). Harvard Deusto Review. Recuperado de www.harvard-deusto.com/el-rol-del-li - der-en-la-transformacion-digital Palomo, E. (s.f.). Citalogía. Editorial Punto Rojo. Robert M, C. (2015). De la Blitzkrieg a Tormenta del Desierto. La evolución de la guerra a nivel operacional. Málaga: Ediciones Salamina. Rowell, A., & Singer, S. (1999). Informa - tion warfare: An old operational concept with new implications. Recuperado de http://www.dtic.mil/dtic/tr/fulltext/u2/ a394161.pdf Vargas Hernández, J. G., & Guillén Mondragón, I. (2005). Los procesos de transformación estratégica en re - lación con la evolución de las orga - nizaciones Estud gerenciales. Recu - perado de www://www.scielo.org. co/scielo.php?script=sci_arttext&pi - d=S0123-59232005000100004&In - g=en&nrm=iso. 63 | EXPERTICIA MILITAR | DICIEMBRE 2018 - MARZO 2019

6. que en muchos casos será inesperado e inconcebible y en algunas ocasiones también desagradable. Una revolución, en suma, cuyos cambios serán imprede - cibles y nos forzarán a reaccionar ante la sorpresa. Víctor Hugo dijo que para los valientes el futuro se llama oportunidad. Pero para que realmente el futuro sea una opor - tunidad, hay que evolucionar y trans - formarse. Una organización puede ser concebida como el lugar social en don - de un conjunto de personas comparte creencias, valores y supuestos que los impulsan a tener interpretaciones mu - tuas, que refuerzan entre ellos sus actos y los de los demás actores. Sin embar - go, no todas las organizaciones tienen la misma esencia, aunque sean todas ellas un espacio de construcción social. Existe una gran diferencia entre ellas, dada básicamente por los propósitos para los cuales existen, es decir, la fun - ción a cumplir, los miembros que la inte - gran y los intereses a los que atienden. A pesar de estas diferencias, es fácil identificar puntos de convergencia, en - tre los que cabe destacar: estar guiadas por una dirección estratégica, tener una cultura propia, conformar estructuras jerárquicas, orientarse hacia la conse - cución de objetivos y que las relaciones entre sus miembros obedezcan a ele - mentos formales e informales. Según José Vargas Hernández, uno de los puntos de convergencia de mayor re - levancia lo constituye la dirección. Toda organización, lucrativa o no, tiene una cabeza que posee el deber de pensar en la misión de esta. La dirección estraté - gica debe formular la misión, los objeti - vos, la estrategia, los planes de acción y la toma de decisiones (Vargas Hernández & Guillén Mondragón, 2005) . Esta amplitud de responsabilidades hace que el liderazgo estratégico llegue a tener influencia so - bre los miembros de la organización en tres niveles diferenciados: en la estruc - tura sistémica, en los patrones de com - portamiento y en los procesos y eventos. También debe considerarse que la for - mulación de cualquier estrategia va de la mano con la evolución de la organiza - ción y de sus servicios. Es el estratega quien determina las estrategias que ha - brán de implementarse para conseguir la situación final deseada. Así, es fácil inferir que la transformación de las or - ganizaciones, desde un modelo tradicio - nal a otro moderno, también requiere un nuevo estilo de liderazgo. Bajo esta comprensión de lo que es una organización, es necesario ser conscien - te de que el verdadero cambio tiene dos vertientes. Una interna, que afecta a la propia institución y que no solo tiene que ver con los cambios que se realicen en ella, sino también con la percepción que tienen sus miembros sobre ese proce - so, percepción que se relaciona directa - mente con las personas y los valores; y otra externa, relacionada con el impac - to de los cambios que se producen en nuestro entorno político, de seguridad, tecnológico, económico y social. Desafortunadamente, no existe un mo - delo claramente definido sobre cómo afrontar el cambio, la única constante de estos procesos es precisamente la evolución. Una evolución que debe estar liderada por personas de acción, ya que solo la acción produce resultados. Además, es preciso tener en cuenta que la verdadera transformación se pro - duce cuando se acompasan el impulso que generan las dos tendencias mencio - nadas, cambio interno y externo, en la misma dirección. Esta necesidad de sin - cronización obliga a observar detenida - mente el entorno para hacer evolucionar las instituciones en la misma dirección que lo hace este. Entre los diferentes elementos constitu - tivos de cualquier proceso de transfor - mación es necesario incidir, por su gran trascendencia, en tres. En primer lugar, la tecnología, verdadera causa de la re - volución a la que hay que enfrentarse y que, si bien es un buen elemento de par - tida, no cabe olvidar que la transforma - ción tiene que ir más allá. En segundo lugar, la agilidad de las ins - tituciones, entendida como la habilidad de reconfigurar la estructura, los proce - sos y las tecnologías, la cual crea opor - tunidades de valor a la vez que protege la cultura institucional, sus valores y el capital humano, aspectos que han de permanecer siempre en el centro de las prioridades. En tercer lugar, el compromiso de todos los miembros de la organización, ya que todos, sin excepción, son agentes del cambio. Un compromiso que para ser fomentado requiere de procesos de co - laboración, co-creación y gestión del ta - lento. Este es el motivo por el que cual - quier proceso de transformación debe calar desde arriba a través del compro - miso y visión, que involucre a toda la institución con el fin de crear confianza Las fuerzas armadas mejor adaptadas a las necesidades de cada momento serán las que logren conjugar e integrar los avances producidos en cada una de esas tres áreas 54 | EXPERTICIA MILITAR | DICIEMBRE 2018 - MARZO 2019

8. plantea Lewin se pueden enunciar, de una forma simplificada, de la siguiente manera: En los albores del siglo XXI todo lo relacionado con la transformación era novedoso para la mayoría de las fuerzas armadas en el más amplio de los sentidos porque significaba poner en práctica una modalidad integral de actividad que actuase simultáneamente sobre la organización, los procesos, la tecnología y el personal, sobre todo en el aspecto de capacitación, a fin de conseguir la eficacia de la institución militar Los procesos de transformación requie - ren la adaptación de la estructura orga - nizativa, del sistema de incentivos, de los indicadores de dedicación, del equipo de liderazgo y hasta de algunos aspec - tos de la cultura de la organización. Al hacer referencia a las reticencias, es viable considerar que uno de los facto - res que más influyen en la generación de resistencias al cambio es la falta de resultados tangibles y visibles. Se debe ser consciente de que los integrantes de la organización solo son capaces de ob - servar una pequeña parte de la totalidad, por eso es tan necesario generar éxitos parciales y mantener una política infor - mativa interna activa y transparente. Donella Meadows en su libro Thinking in Systems afirma: «Un sistema no es una mera colección de elementos. Un siste - ma es un set de elementos interconec - tados organizados coherentemente para alcanzar un objetivo». Es fácil inferir que un sistema está compuesto por tres elementos fundamentales: su función o propósito, los elementos constituyentes y las interconexiones. Por otra parte, tal como afirma Jay Forrester: «Todos los sistemas socia - les suelen tener puntos de influencia sensibles a través de los cuales puede cambiarse el comportamiento del sis - tema». Bajo esta aproximación, debemos consi - derar que no es necesario modificar to - dos los componentes de un sistema para conseguir un cambio significativo. Algu - nos componentes tienen más influencia que otros, por lo que se debe centrar el esfuerzo en esos componentes. Ade - más, es necesario considerar que, en ocasiones, pequeñas modificaciones en la estructura básica de un sistema pue - den motivar cambios profundos en su comportamiento global. En síntesis, se debe interiorizar que una transformación no es un acontecimiento aislado, sino un proceso, una gradual y progresiva sucesión de acontecimientos que, siguiendo unos principios y reglas fundamentales, conducen a un objetivo. En todo caso, para afrontar un proceso de transformación de forma exitosa es necesario conocer las causas que pro - vocan su fracaso. Las principales son: - La falta de compromiso por parte de los órganos de dirección del proceso. - La resistencia de las personas a cambiar. - La cultura de la organización. Además, es importante considerar que una organización que quiera realizar con éxito un proceso de transformación ten - drá que crear la necesidad de cambio y gestionar las resistencias que siempre surgen. Otra de las razones por la que los pro - cesos de transformación se frustran es por la dificultad de cambiar la cultura de la organización, es decir, que la gen - te haga las cosas de otra manera. Los expertos en gestión del cambio tienen una máxima: «nada cambia si no cam - bian los comportamientos de las perso - nas». Y es que el cambio es una puer - ta que se abre desde dentro de cada miembro de la organización y es cada individuo el que decide abrirla o dejarla cerrada. La cultura es un concepto etéreo que proviene de la antropología y que se tra - duce en un conjunto de normas y valo - res dentro de cada organización que se manifiestan mediante comportamientos. Es siempre la variable de éxito más im - portante en cualquier transformación, porque pueden actuar en dos sentidos: como catalizador o como obstáculo. Según Kurt Lewin y su modelo de los tres pasos, toda cultura es el resultado de un equilibrio entre las fuerzas que impulsan y aquellas otras que tienen un carácter restrictivo. Las tres etapas que 56 | EXPERTICIA MILITAR | DICIEMBRE 2018 - MARZO 2019

11. ción de las intervenciones tras las dila - tadas operaciones en Afganistán e Irak. El auge de estos actores y su capacidad de sorprender de forma reiterada a los sistemas de seguridad nacional e inter - nacional se debe en gran medida a su flexibilidad y adaptabilidad a ese entor - no dinámico y fluido al que hemos hecho referencia. Así, un elevado número de estos nue - vos actores comparten dos elementos comunes, a pesar de que sus motiva - ciones, creencias, ideologías y objetivos sean diferentes. En primer lugar, de - sarrollan de forma reiterada acciones, con frecuencia indiscriminadas, contra no combatientes con justificaciones de todo tipo. En segundo lugar, a pesar de las múltiples medidas preventivas adop - tadas, alcanzan un efecto sorpresa que una y otra vez influye en la percepción sobre la seguridad que tiene la propia población. Su efectividad se sustenta, en gran me - dida, en la impredecibilidad de sus ac - ciones, el efecto sorpresa que alcanzan y en la explotación de aspectos y situa - ciones cotidianas. Además, no cejan en desarrollar nuevos e innovadores méto - dos para llevar a cabo sus actividades, adaptando sus procedimientos para uti - lizar los medios a su alcance de forma eficaz, con el objeto de explotar las de - bilidades de nuestro complejo e interco - nectado sistema de vida. Tampoco deben obviarse las, cada vez más comunes, conexiones entre el crimen organizado y las organizaciones terroris - tas o los grupos de insurgencia. Esta re - lación simbiótica entre ambos modelos delincuenciales presenta un desafío cuyas consecuencias son difíciles de valorar de forma general, por lo que requiere un es - tudio específico caso por caso. La antedicha relación puede provocar que unidades militares se vean involu - cradas en operaciones de apoyo a fuer - zas policiales dentro del propio Estado tras la elevación de los niveles de alerta, fundamentalmente antiterrorista, o en aplicación de los planes de contingencia establecidos para la protección de in - fraestructuras críticas. En este contexto, las estructuras jerár - quicas de funcionamiento rígido, des - virtuadas cuando se sustentan en una errónea idea del concepto de «decisión centralizada» en favor de la desviada noción de «decisión personalizada», ofrecen un nivel adecuado de respues - ta en el marco del enfrentamiento entre fuerzas convencionales. Sin embargo, ya en el año 2004 en Irak, se mostraron in - eficaces para hacer frente a los actores no estatales de carácter violento. A pesar de la reticencia de algunos sec - tores de las organizaciones militares a la evolución de trasnochados conceptos de mando y control, un somero análisis de las teorías de organización muestra la imposibilidad de desarrollar un mode - lo organizativo que responda de forma eficaz a entornos tan diferenciados. Así, en el ámbito militar, comienza a ob - servarse una evolución desde las tradi - cionales estructuras jerárquicas hacia otras sustentadas en sistemas de con - trol distribuido que, amparadas en un adecuado liderazgo, sistemas de infor - mación y procedimientos, incrementan las capacidades propias en entornos complejos y multidisciplinares. Estas tendencias se orientan hacia orga - nizaciones operativas de menor entidad, caracterizadas por un alto alistamiento, una rápida capacidad de proyección y un diseño hacia intervenciones de carácter limitado, capaces de actuar en varios dominios mediante la integración de las capacidades proporcionadas, entre otros medios, por los vehículos tripula - dos remotamente o la ciberguerra. La ventaja decisiva durante el enfrenta - miento, hoy como antaño, se basa en uti - lizar el tipo de fuerza necesaria sobre el objetivo correcto en el momento preciso, todo ello gracias a una clara compren - sión de las características del entorno donde se desarrollan las operaciones, así como de su potencial evolución. Esta ventaja decisiva no podrá ser al - canzada enfrentando un sistema jerár - quico, regido exclusivamente por crite - rios de eficacia, a una estructura en red regida por criterios de supervivencia y adaptabilidad. El nuevo cambio de para - digma en el planeamiento y conducción de las operaciones no se sustenta tanto en llevar a cabo las acciones tácticas de forma eficiente como en ejecutar las ac - ciones correctas en cada situación. Las fuerzas armadas, como cualquier otro sector de la sociedad, se verán obligadas a afrontar un constante proceso de transformación en los próximos años para continuar siendo una herramienta eficaz para sus gobiernos en la gestión de situaciones de crisis 59 | EXPERTICIA MILITAR | DICIEMBRE 2018 - MARZO 2019

10. te falta de motivación. No solo al inicio, sino también durante el proceso e inclu - so al final. La comunicación debe ser siempre transparente y real. Su gestión, en már - genes temporales oportunos, es un pri - vilegio que tienen los órganos de direc - ción, además de una herramienta para movilizar a las organizaciones y sacar a las personas de su zona de confort. La comunicación directa, cara a cara, es más efectiva que la comunicación indi - recta. Sin embargo, en las organizacio - nes grandes y dispersas no es posible tener conversaciones con todos sus integrantes. No obstante, en aras de la eficacia, en la selección de los canales a utilizar se debe tener en cuenta que cuanto más se puedan aproximar a esta situación, mejor. Finalmente, se debe garantizar que la comunicación sea consciente y coheren - te, independientemente de la cantidad de métodos y canales que se utilicen. Esto requiere que sea muy simple y que implique tanto a la parte racional como emocional de los miembros de la orga - nización. La evolución del paradigma en los conflictos armados La dificultad de enfrentar un entorno cambiante también se ha evidenciado, como se ha demostrado en el ejemplo introductorio, en el ámbito de la defensa. En las tres últimas décadas, debido a la ambigüedad que subyace en definir co - rrectamente el conflicto en la actualidad, han surgido innumerables intentos de acotar las «nuevas guerras». Sin intención de mostrar una lista ex - haustiva, se pueden señalar como más representativas las expuestas por Ru - pert Smith (War amongst the people), Martin Libicki (Non-obvious warfare), Mary Crannell y Ben Shepard (Narrative warfare), Frank Hoffman (Hybrid warfa - re), Charles Dunlap (Lawfare), Qiao Liang y Wang Xiangsui (Unrestricted warfare), Edward Luttwak (Post-heroic warfare), William Lind (4th Generation warfare) o John Boyd y Frans Osinga (Decision Cy - cle Dominance). No cabe duda de que la forma de afron - tar los conflictos ha evolucionado y, por consiguiente, el tipo de fuerza requerida y su empleo en el escenario del conflicto. En esta evolución han influido no solo factores ligados directamente con la fuerza y la amenaza, sino también la evolución de la geopolítica mundial desde el mundo bipolar definido por la Guerra Fría, la irrupción de una nueva oleada histórica de nacionalismos exa - cerbados, la amenaza del terrorismo global de carácter yihadista-salafista y, no en menor medida, la crisis financiera que floreció en el año 2008 y que ha con - dicionado desde entonces la distribución de los presupuestos y la aceptación por parte de la población de determinadas partidas presupuestarias, entre las que inevitablemente se encuentran las desti - nadas a la defensa, en beneficio de otras asociadas al mantenimiento del estado de bienestar alcanzado en las últimas décadas. Existe, hoy en día, el consenso entre los analistas de seguridad de que el actual escenario internacional se fundamenta en una gran complejidad, en el cambio vertiginoso de actores y relaciones, en la volatilidad y en la incertidumbre; fac - tores que seguirán probablemente au - mentando en los años venideros y que determinan la predicción y la toma de decisiones para definir el modelo de fuerzas armadas necesario, el cual plan - tea un permanente desafío a los respon - sables de la planificación de la defensa. En este entorno, los enfrentamientos convencionales entre grandes unidades militares, si bien no pueden descartarse totalmente en conflictos futuros, parecen haber cedido paso a dos nuevas formas de enfrentamiento, el conflicto asimétrico y la guerra híbrida, en las que los actores no estatales de carácter violento ganan cada vez mayor preponderancia. La propia forma de enfrentar los con - flictos con la doctrina de no boots on the ground ha favorecido la mayor presen - cia de estos actores, debido a la implan - tación de las intervenciones con fuerzas locales, regulares o no, conocidas como Proxy Forces, todo ello con la intención de minimizar las bajas propias y la dura - El concepto de mission command no debe ser entendido como una aproximación doctrinal al liderazgo de organizaciones, ni como una forma de mando y control, tampoco como una aproximación a la gestión de la revolución tecnológica a la que se enfrenta la sociedad, ni como una carta blanca para actuar libremente 58 | EXPERTICIA MILITAR | DICIEMBRE 2018 - MARZO 2019

13. La constante revolución en asuntos militares La evolución del entorno que hemos descrito ha sometido a las fuerzas ar - madas a un constante proceso de trans - formación cuyo inicio puede situarse tras la finalización de la Guerra del Gol - fo de 1991. Después de ese conflicto se comenzó a vislumbrar la necesidad de formar unidades capaces no solo de en - frentar el combate tradicional entre uni - dades convencionales, sino también de responder de forma rápida y efectiva a crisis de menor intensidad. Estas unidades debían ser fácilmente proyectables y sostenibles a la vez que mantenían la capacidad letal de sus ante - cesoras y sumaban versatilidad y capaci - dad de adaptación para hacer frente a un amplio abanico de desafíos que abarcan desde la guerra irregular a la convencio - nal. Además, estos cambios orgánicos necesariamente tenían que venir acom - pañados de cambios doctrinales. Para desempeñar los cometidos asig - nados de forma eficaz, estas nuevas unidades también tenían que ser orga - nizadas, equipadas y entrenadas desde una perspectiva conjunta que, poco a poco, se ha ido transformando también en integrada. Esta necesaria evolución ha provocado un constante proceso de transformación para mantener la efica - cia de las unidades militares en un en - torno altamente dinámico. El concepto de transformación en el seno de las fuerzas armadas está li - gado a lo que se denominó Revolution in Military Affairs (RMA por sus siglas en inglés), corriente de pensamiento militar que se impuso como tendencia oficial del Departamento de Defensa de Estados Unidos a mediados de la dé - cada de los noventa del siglo pasado, para desarrollar una nueva corriente de empleo de las fuerzas militares. La re - volución en asuntos militares descansa en la superioridad tecnológica y, más concretamente, en el concepto de ne - twork-centric warfare. Los factores realmente determinantes de esta revolución y cuya convergencia aporta el verdadero éxito de este pro - ceso son los cambios tecnológicos, los cambios en la organización y los cam - bios doctrinales. Las fuerzas armadas mejor adaptadas a las necesidades de cada momento se - rán las que logren conjugar e integrar los avances producidos en cada una de esas tres áreas. La implementación de la transforma - ción recibió gran impulso a comienzos de la primera administración Bush y de ahí pasó a la Alianza Atlántica. Más tar - de, la Cumbre de Praga en 2002 marcó el comienzo de una remodelación de la estructura militar de la Alianza y la creación del Mando Supremo de Trans - formación en la ciudad estadounidense de Norfolk. Este proceso de transformación se arbi - traba para hacer frente al ambiente es - tratégico de gran complejidad y alto rit - mo de cambio al que nos hemos referido anteriormente. Por ello, se concibe como continuo en el tiempo y cuya permanen - te finalidad estratégica es conseguir la ventaja operacional, sobre un hipotético adversario, mediante la superación de sus capacidades. La transformación o la innovación permanente como se traduce en la práctica, suponen una alteración en la cultura de cualquier institución militar que, conservando sus valores esenciales, adopta formas de actuación innovadoras. En los albores del siglo XXI todo lo rela - cionado con la transformación era no - vedoso para la mayoría de las fuerzas armadas en el más amplio de los senti - dos porque significaba poner en práctica una modalidad integral de actividad que actuase simultáneamente sobre la or - ganización, los procesos, la tecnología y el personal, sobre todo en el aspecto de capacitación, a fin de conseguir la efica - cia de la institución militar. El concepto de mission command: ¿pa - radigma de la transformación militar o ejemplo de retos y desafíos insalvables? Quizás el mejor ejemplo de transforma - ción y actuación innovadora en el ámbi - to militar, durante las últimas décadas, se produjo con el cambio de filosofía que propugnaba el concepto de mission command (Auftragstaktik) 1 . Un concep - to que no solo que representa la forma más alta de profesionalidad militar, sino también una verdadera transformación de la organización militar. Sin embargo, a pesar de los años trans - curridos desde su formulación solo se ha implantado de forma parcial en la mayoría de los ejércitos, posiblemen - te debido a la dificultad de afrontar un cambio cultural de tanta profundidad y alcance. La transformación es un proceso de largo recorrido que requiere construir confianza y sin credibilidad no suele haber confianza. La gestión del cambio, al igual que la mejora de los procesos, requiere conocimiento, capacidad y metodología 61 | EXPERTICIA MILITAR | DICIEMBRE 2018 - MARZO 2019

4. LA TRANSFORMACIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS EN UN MUNDO COMPLEJO Teniente coronel del Cuerpo de Infantería de Marina Samuel Morales Es licenciado en Ciencias Políticas, diplomado en Altos Estudios Internacional por la Sociedad de Estudios Internacionales y en Estudios Avanzados por la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Además, está en posesión de un posgrado en Gestión de Seguridad e Investigación por la Universidad de Vic; experto Universitario en el Islam de la Emigración, Aspectos Sociológicos y Jurídicos y en Servicios de Inteligencia por la Universidad Nacional de Educación a Distancia; máster en Estudios Estratégicos y Seguridad Internacional por la Universidad de Granada y en Inteligencia Económica por la Universidad de Barcelona. Durante su trayectoria profesional se ha desempeñado como analista de la sección de planes del Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa, integrante de diversas organizaciones internacionales en los Balcanes, Haití, Golfo de Guinea y Líbano; ha sido jefe del Área de Crisis en el Departamento de Seguridad Nacional del Gabinete del presidente del Gobierno y Consejero Técnico en la Oficina de Asuntos Estratégicos y actualmente se desempeña como Consejero Técnico del Jefe de Estado Mayor de la Armada. 52 | EXPERTICIA MILITAR | DICIEMBRE 2018 - MARZO 2019

12. otras agencias en la zona, sin recurrir al micromando del comandante o a la mi - crogestión de su Estado Mayor. Un estilo de mando que se relaciona con la comprensión del entorno operacional y del concepto de mission command o Auftragstaktik, tal como afirma Robert M. Citino ( Robert M, 2015) , este concep - to permite a los comandantes de gra - La formación en los centros de enseñanza y el adiestramiento en las unidades deben fomentar la iniciativa, la capacidad de razonamiento, la creatividad y el liderazgo; este último debe ser respaldado por un modelo institucional basado en la influencia, en el fomento de la iniciativa y en la libertad de acción duaciones inferiores tomar la iniciativa para actuar según dicte la situación aun cuando ello suponga hacer caso omiso de órdenes superiores. Para todo ello, se muestra como un re - quisito no solamente contar con un sis - tema de decisión ágil, sino también con un comandante que ejerza el liderazgo a través de su impronta personal y su vi - sión del entorno, de forma que realmen - te facilite y oriente la acción de todos los niveles cuando se produzcan cambios en el entorno. Su modelo de liderazgo debe fomentar la iniciativa, libertad de acción e implica - ción de todos los subordinados. Más que indicar el «qué» para que las unidades subordinadas desarrollen el «cómo», en la actualidad habría que tender a esta - blecer el «por qué y para qué», dejando que las unidades subordinadas nos sor - prendan con el «qué» y el «cómo». Para ello se requiere de un sistema sustenta - do en profesionales efectivos, compro - metidos, proactivos y responsables de su ámbito de trabajo. Este nuevo modelo de organización re - quiere un renovado estilo de liderazgo, orientado, más que al ejercicio a través del mando, a su ejercicio a través de la influencia. El comandante de unidad debe desarrollar un liderazgo que fo - mente la iniciativa de los mandos subor - dinados, así como la toma de decisión en esos mismos niveles, la cual facilite la coordinación entre ellos e incluso con Foto: Archivo Fotográfico Ejército 60 | EXPERTICIA MILITAR | DICIEMBRE 2018 - MARZO 2019

5. De acuerdo con un informe de la Univer - sidad Nacional de la Defensa estadou - nidense (Rowell & Singer, 1999), durante la Segunda Guerra Mundial la destrucción de un objetivo que ocupase una superfi - cie de seiscientos por mil pies requería el empleo de 9000 bombas de aviación de 2000 libras y al menos 1500 salidas de bombarderos B-17. En 1970, durante la Guerra de Vietnam, la destrucción de ese mismo objetivo hubiese requerido tan solo 176 de esas bombas y 88 salidas de aviones F-4. Veinte años después, durante la Guerra del Golfo en 1991, su destrucción hubie - se necesitado tan solo una o dos bom - bas de aviación guiadas por láser lanza - das desde un bombardero F-117. Hoy en día, el ataque sobre el objetivo considerado podría alcanzarse utilizan - do una única Munición de Ataque Directo Conjunto (JDAM, por su sigla en inglés) lanzada desde una plataforma tripulada remotamente. El coste humano y de material para lle - var a cabo el ataque al que nos estamos refiriendo también se ha reducido drás - ticamente. Sin embargo, el coste econó - mico y la complejidad de la tecnología empleada ha incrementado exponencial - mente. Además, este uso extensivo de la tecnología se ve amplificado por la inci - dencia en el seno de las sociedades mo - dernas de lo que se conoce como Cuarta Revolución Industrial. Una revolución caracterizada por el in - tercambio de información gracias a la capacidad de conectar todos los siste - mas, incluyendo máquinas y herramien - tas, y no solo los informáticos; y cuyos tres buques insignia son la inteligencia artificial, la robotización y el big data. Las aplicaciones de esta revolución en el campo de la defensa en áreas como el empleo de la realidad aumentada, la im - presión 3D, el cloud computing, la Inter - net de las cosas y sobre todo el empleo del big data y el data science represen - tan un conjunto amplio de tecnologías de naturaleza disruptiva para los procesos, productos y modelos de negocio de la industria tradicional cuyas consecuen - cias aún no podemos valorar de forma precisa, pero que con seguridad traerán consigo un cambio sistémico. Igualmente, también comienzan a vis - lumbrarse consecuencias en la relación entre la sociedad y las fuerzas armadas. La reducción de costes humanos en las operaciones y la falta de visibilidad de estas a la sociedad civil, junto a la pro - fesionalización de los ejércitos, está pro - vocando cada vez mayor alejamiento de estos con respecto a unas sociedades que carecen no solo de experiencia mili - tar propia, sino que también desconocen las consecuencias sobre ella de los con - flictos armados. Este ejemplo de transformación no ha sido exclusivo de las fuerzas armadas, sino que en los últimos años se ha pro - ducido de forma general en el seno de las sociedades modernas. Esos procesos de innovación y transformación son incluso mucho más relevantes en la actualidad debido a los efectos de la ya mencionada Cuarta Revolución Industrial. Los inevitables procesos de transformación en el seno de las organizaciones Es evidente que el futuro inmediato, si no ya el presente, nos depara una época en la que el entorno sufrirá un cambio drástico y revolucionario, que generará gran incertidumbre y nos obligará a asu - mir mayores niveles de riesgo. Un cam - bio que tendrá lugar a gran velocidad, Los factores realmente determinantes de esta revolución y cuya convergencia aporta el verdadero éxito de este proceso son los cambios tecnológicos, los cambios en la organización y los cambios doctrinales Foto: Archivo Fotográfico Ejército 53 | EXPERTICIA MILITAR | DICIEMBRE 2018 - MARZO 2019

14. El concepto de mission command no debe ser entendido como una aproximación doctrinal al liderazgo de organizaciones, ni como una forma de mando y control, tampoco como una aproximación a la gestión de la revolución tecnológica a la que se enfrenta la sociedad, ni como una carta blanca para actuar libremente. Antes bien, debe ser entendido como una filosofía cultural de toda la organi - zación y de aplicación en todas las ac - tividades que desarrolla. La cultura or - ganizacional es mucho más importante para la aplicación eficaz de un concepto de transformación que las personas in - volucradas en su desarrollo. No obstante, el éxito alemán en su apli - cación también se fundamentó en la selección de líderes en todos los nive - les de la organización, que poseían tres características comunes: un sólido co - nocimiento doctrinal, un carácter inde - pendiente y una tendencia a asumir res - ponsabilidades en la toma de decisiones. Una cultura organizativa que era ejecu - tada por hombres de acción y que fo - mentaba la toma de una buena decisión de forma oportuna frente a una decisión mejor pero extemporánea. Esa cultura organizativa es necesaria en las fuerzas armadas si se quiere afron - tar con éxito el permanente proceso de transformación al que se ven sometidas. Máxime, si como en las fuerzas armadas de Colombia se afronta ese proceso de forma consciente, deliberada y planifi - cada. Conclusiones Las sociedades modernas se enfren - tan hoy en día a un proceso de cambio provocado por lo que se conoce como Cuarta Revolución Industrial. Una revo - lución caracterizada por el intercambio de información gracias a la capacidad de conectar todos los sistemas, incluyendo máquinas y herramientas, y no solo los informáticos; y cuyos tres buques insig - nia son la inteligencia artificial, la roboti - zación y el big data. Este proceso de cambio sistémico, cuyo alcance y consecuencias son difíciles de anticipar, también está teniendo efectos sobre los sistemas de seguridad nacio - nales e internacionales. No cabe duda de que la forma de afrontar los conflictos ha evolucionado y consiguientemente el tipo de fuerza requerida y su empleo en el escenario del conflicto. Así, existe hoy en día un gran consenso entre los analistas de seguridad de que el actual escenario internacional se fun - damenta, tanto a nivel nacional como internacional, en una gran complejidad, en el cambio vertiginoso de actores y relaciones, en la volatilidad y en la in - certidumbre. Por ello, la toma de deci - siones para definir el modelo necesario de fuerzas armadas plantea un perma - nente desafío a los responsables de la planificación de la defensa. Las fuerzas armadas, como cualquier otro sector de la sociedad, se verán obli - gadas a afrontar un constante proceso de transformación en los próximos años para continuar siendo una herramienta eficaz para sus gobiernos en la gestión de situaciones de crisis. A pesar de la reticencia de algunos sectores de las organizaciones militares a la evolución de trasnochados conceptos de mando y control, un somero análisis de las teo - rías de organización muestra la imposi - bilidad de desarrollar un modelo orga - nizativo que responda de forma eficaz a entornos tan diferenciados. Desgraciadamente, no existe un modelo definido con claridad sobre cómo afron - tar el cambio, la única constante de es - tos procesos es precisamente la evolu - ción. Aunque sí hay un elemento común a todos ellos, el fin de cualquier proceso de transformación es siempre el mismo: que los miembros de una organización Existe hoy en día un gran consenso entre los analistas de seguridad de que el actual escenario internacional se fundamenta, tanto a nivel nacional como internacional, en una gran complejidad, en el cambio vertiginoso de actores y relaciones, en la volatilidad y en la incertidumbre 1 El capitán Adolf von Schell, un oficial alemán de in - tercambio en la Escuela de Infantería de Fort Benning durante la década de los treinta del siglo pasado, expli - caba este concepto de la siguiente manera: las órde - nes no son escritas proporcionando el mínimo detalle de ejecución, solo se enuncia la misión al comandante que debe llevarla a cabo. La razón para ello es que solo el comandante sobre el terreno tiene la capacidad para evaluar de forma precisa el entorno y adaptarse a él. Sobre la base de la evolución del entorno operacional y de una clara comprensión del propósito superior, el co - mandante sobre el terreno podía variar sus cometidos. 62 | EXPERTICIA MILITAR | DICIEMBRE 2018 - MARZO 2019

9. - Descongelar. Se trata de compren - der el hecho de crear consciencia de la necesidad de cambiar y eliminar o reducir cualquier resistencia al cam - bio. - Cambio. Consiste en alterar la situa - ción de la organización. En esta fase se fomentan nuevos valores, actitu - des y comportamientos, tratando de lograr que los miembros de la orga - nización se identifiquen con ellos y los interioricen. - Recongelamiento. En esta última etapa se debe estabilizar la organiza - ción después de que se haya operado el cambio. Cuando la magnitud del cambio es alta, pero su complejidad baja, será suficiente con el ejercicio de un liderazgo alto. Por el contrario, cuando el cambio no es muy grande, pero supone cierta complejidad, sobre todo procedimental, se necesita - rán mayores esfuerzos de gestión. Sin embargo, cuando el cambio es complejo y de gran magnitud, el promotor de este debe ser plenamente consciente de que necesitará altas dosis de liderazgo y gestión al mismo tiempo. El liderazgo en los procesos de transformación La profundidad y amplitud de los pro - cesos de transformación hacen nece - sario renunciar a una gestión de todos los procesos que desarrolla una orga - nización y obligan a afrontar un verda - dero proceso de transformación de las organizaciones. Ahora, más que nunca, es necesario implementar un liderazgo caracterizado por el ejercicio de una di - rección orientada hacia la confianza y la delegación en la ejecución de los proce - sos concernidos. El líder de estas organizaciones nece - sita admitir que para transformar las pesadas organizaciones burocráticas en organizaciones inteligentes debe te - ner en cuenta que estas están formadas Para poder ejercer ese tipo de lideraz - go será imprescindible contar con una visión compartida y unos objetivos a largo plazo, nítidamente articulados, en cuya formulación se haya evitado caer en el error de una proliferación excesi - va. Es necesario recordar que, si la vi - sión no es compartida, no es útil. Tiene que ser una visión iniciada por el equipo que lidera el cambio, pero conocida y compartida por el resto de la organiza - ción a través de la implicación de todos sus miembros. Una de las maneras más eficientes de consolidar los cambios es asegurarse de que los líderes de la nueva organización tengan los conocimientos, habilidades y actitudes requeridas. Deben ser un fiel reflejo de lo que se necesita en el futuro y actuar en consecuencia. La importancia de la comunicación estratégica en los procesos de transformación Sorprendentemente, muchos procesos de transformación fracasan por la ca - rencia de comunicación y la consecuen - La transformación o la innovación permanente como se traduce en la práctica, suponen una alteración en la cultura de cualquier institución militar que, conservando sus valores esenciales, adopta formas de actuación innovadoras por comunidades de individuos y no por conjuntos de recursos humanos, para las cuales la dirección deberá diseñar el cambio estratégico. Foto: Archivo Fotográfico Ejército 57 | EXPERTICIA MILITAR | DICIEMBRE 2018 - MARZO 2019

3. de transformarse, cuándo y cómo hacerlo, tomando en consideración de que el fin de cualquier proceso de transformación es que los miembros de una organización hagan otras cosas o las hagan de otra manera para incrementar la eficacia y eficiencia. Bibliografía Morales, S. (2019, marzo). La transformación de las Fuerzas Armadas en un mundo complejo. Experticia Militar . https://www.ugr.es/~gesi/transformacion-fuerzas- armadas.pdf Descargo: Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente representan la opinión de la Academia de Guerra Naval o la Armada del Ecuador.

7. de base para articular el cambio en un entorno de incertidumbre. Esta nueva revolución ofrece retos y oportunidades, también de carácter dis - ruptivo, a los países, instituciones, em - presas y a los propios ciudadanos. Un proceso en el que se producirán cam - bios a un ritmo vertiginoso que gene - rarán un gran nivel de incertidumbre y requerirá, por parte de todos los acto - res del cambio, la obligación de asumir mayores niveles de riesgo, que hacen in - evitable que se comentan errores de los que se deberá aprender. Lo importante es equivocarse rápido y con transparencia para cometer los errores correctos, manteniendo siem - pre la orientación al logro establecida por una visión nítida, pero también con - servando capacidad de pivotaje para no convertirse en uno de esos grandes bu - ques con dificultad para virar y corregir el rumbo. El verdadero liderazgo es la capacidad de convertir una visión en realidad. Para ello, se hace necesario aprovechar las oportunidades, adaptar estrategias, planes y medidas, así como dedicar re - cursos; todo realizando un esfuerzo por evitar las reticencias al cambio produ - cidas por intereses creados o inercias adquiridas. Pero, el principal reto que enfrenta toda esta transformación atañe a las perso - nas, ya que la tecnología va más rápido que estas, de manera que el esfuerzo principal recaerá sobre ellas. Solo lo - grando la transformación de nuestras aptitudes y actitudes -cultura- respecto a las nuevas tecnologías se podrá alcan - zar una verdadera transformación. Este reto debe enfrentarse desde dos elementos relacionados entre sí. El pri - mero está relacionado con lo que cada persona está dispuesta a transformarse, dejando atrás inercias creadas después de años de funcionamiento y procesos de trabajo fuertemente arraigados. El segundo, se relaciona directamente con la inversión que se realice para formar al capital más preciado: el personal. Es preciso entender la capacidad de las personas para asumir riesgos, ser imagina - tivos y creativos para adaptar las viejas herramientas a las nuevas tareas; pero, a la vez también evitar la fuga de talento a través de una constante innovación, los proce - sos de retención y el fomento de las nuevas ideas. ¿Cómo abordar un proceso de transformación? El momento ideal para iniciar un cambio es cuando las cosas van bien, un cambio an - ticipativo que prepare a la organización para un futuro diferente. Es en ese momento cuando se suele disponer de los recursos suficientes, tangibles e intangibles, para pensar y actuar. En contraposición, en situaciones de crisis suele ser mucho más fácil iniciar el pro - ceso de cambio, pero el coste es muy alto, porque la organización ya ha sufrido y perdido recursos, sobre todo intangibles representados por la credibilidad interna y externa. Así, la decisión del momento de afrontar un proceso de transformación constituye el primer escollo relacionado directamente con las percepciones de los miembros de la organización. Cuando se pregunta a los responsables de la dirección de organizacio - nes cuál es el principal desafío que tienen, suelen referirse a la dificultad de generar la percepción de necesidad de cambio y adaptación a un nuevo entorno. Iniciar cual - quier proceso de transformación es difícil, pero mantenerlo en marcha o consolidarlo presenta una complejidad igual o superior. PLANIFICACIÓN DEL CAMBIO (NAVIGATION) LIDERAZGO (EDUCATION LEADERSHIP) FACILITACIÓN (ENABLERS) COMPROMISO (OWNERSHIP) OFERTA DEMANDA OFERTA: entregar los productos que permiten y facilitan el cambio º Estrategia de digitalización º Planificación de cambio º Identificación de cambios a alto nivel - As is vs. To be º Análisis de impacto en usuarios finales º Seguimiento de grado de avance del proceso de cambio (cuadro de mando) º Convencimiento del CEO º Nombramiento del CEO º Identificación de stakeholders º Desarrollo de red de patrocinio y agentes de cambio º Agenda de liderazgo y visión compartida º Comunicación para dar a conocer iniciativas y beneficios del cambio º Establecimiento de mecanismos que soporten el cambio º Nuevas tecnologías y modelos de operaciones. Nuevos procesos º Nuevo módelo de operaciones º Diseño de roles y responsabilidades º Apoyo a la capacitación y al desempeño digital º Vinculación del éxito del cambios con el desempeño y la compensación º Participación, involucración y motivación de los usuarios finales º Ejecución del plan de comunicación º Alineación del cambio con la cultura º Gestión y monitorización de la resistencia al cambio º Potenciar la red de agentes de cambio DEMANDA: generar la necesidad y el compromiso MACRO: direccción e integración MICRO: actividades de detalle y entornos locales Figura 1. Metodología para la transformación- (José Manuel, 2017) 55 | EXPERTICIA MILITAR | DICIEMBRE 2018 - MARZO 2019

2. “La Transformación de las Fuerzas Armadas en un mundo complejo” de Samuel Morales Byron Guerrón Valdiviezo Teniente Coronel de E.M Asesor del Ejército Ecuatoriano en la Academia de Guerra Naval Samuel Morales es un oficial de la Armada Española en el grado de Teniente Coronel del Cuerpo de Infantería de Marina, como antiguo alumno del Máster on-line en Estudios Estratégicos y Seguridad Internacional de la Universidad de Granada, realiza la publicación de este artículo, el cual está orientado a los inevitables procesos de transformación que las organizaciones deberán afrontar debido a que los nuevos escenarios que se presentan para la defensa están basados en la incertidumbre, la volatibilidad, en el aparecimiento de nuevas amenazas y riesgos que ya no son sólo de carácter convencional, se ha producido un cambio vertiginoso de actores y relaciones, en la que actores no estatales de carácter violento ganan cada vez mayor preponderancia, lo que dio paso a las dos nuevas formas de enfrentamiento: el conflicto asimétrico y la guerra híbrida, presentando de esta manera un escenario internacional de gran complejidad, que obligará a que los responsables de la defensa definan un nuevo modelo de fuerzas armadas. El artículo manifiesta que las fuerzas armadas deberán enfrentar un constante proceso de transformación en el futuro inmediato para continuar siendo una herramienta eficaz para sus gobiernos en la gestión de situaciones de crisis, para esto requiere de un sistema sustentado en profesionales efectivos, comprometidos, proactivos y responsables en sus ámbitos de empleo, así como también, de unidades organizadas, equipadas y entrenadas desde una perspectiva conjunta e integral, lo que implica cambios tecnológicos, cambios en la organización y cambios doctrinales. Así mismo, detalla que una revolución caracterizada por el intercambio de información gracias a la capacidad de conectar todos los sistemas, cuyos tres buques insignia son la inteligencia artificial, la robotización y el big data, necesita de unas fuerzas armadas altamente preparadas, flexibles y polivalentes. Los cambios impredecibles nos forzarán a reaccionar ante la sorpresa, por lo tanto, para que un futuro sea una oportunidad hay que evolucionar y transformarse, es muy importante tener en claro que la transformación demanda un cambio sustancial en la cultura organizacional de sus miembros y or lo tanto la formación en los centros de enseñanza y el adiestramiento en las unidades deben fomentar la iniciativa, la capacidad de razonamiento, la creatividad y el liderazgo. La lectura y análisis del presente artículo, pese a que no existe un modelo definido con claridad sobre cómo afrontar el cambio, nos permitirá entender el por qué la necesidad

1. ARMADA DEL ECUADOR ACADEMIA DE GUERRA NAVAL Guayaquil -o- LECTURAS RECOMENDADAS LA TRANSFORMACIÓN DE LAS FUERZAS ARMADAS EN UN MUNDO COMPLEJO SAMUEL MORALES, EXPERTICIA MILITAR Lectura Recomendada por: TCRN de EM Byron Guerrón Asesor del Ejército Ecuatoriano en la Academia de Guerra Naval 2 02 1

Vistas

  • 483 Vistas totales
  • 369 Vistas del sitio web
  • 114 Vistas incrustadas

Acciones

  • 0 Acciones Sociales
  • 0 Me gusta
  • 0 No me gusta
  • 0 Comentarios

Share count

  • 0 Facebook
  • 0 Twitter
  • 0 LinkedIn
  • 0 Google+

Incrusta 2

  • 5 186.5.88.101
  • 1 www.google.com